Pese a los vientos en contra, Lidia Camacho, directora general del Festival Internacional Cervantino (FIC), logró un balance mínimo aceptable en esta 40 edición en cuanto a música, no así en ópera. Sin faltar los rellenos de siempre y el guiño populachero que nadie sabe por qué razones profundas debe mantenerse sin reparar en costos.

Al respecto, ante la nostalgia setentera de los funcionarios –y en especial de las funcionarias del FIC- todavía veremos por aquí al Quilapayún con sus charangos, bombos y cantos revolucionarios.

En fin… pero donde se nota de plano el tropezón es en la ópera: muy pocas obras. Dirán que lo importante es la calidad. Ojalá que así sea. Porque en el programa de este género hay muchas expectativas, pero sólo una certeza: el concierto del tenor mexicano Javier Camarena.

Por si faltara poco, el FIC siempre ha padecido de la enfermedad del atiborre . Esto es demasiados espectáculos -más malos que buenos que no hay humano, aunque sea mexicano, que pueda ver la mayoría.

INFALTABLES MUSICALES

Tres son las presentaciones que no se debe perder el amigo lector: Riccardo Muti y la Orquesta Sinfónica de Chicago, la Camerata de Salzburgo y el concierto del pianista Kun Woo Paik.

En este mar de actividades también destaca Leszek Mo?d?er, quien interpretará música de Chopin y de otros destacados artistas polacos. Este gran pianista se mueve con facilidad lo mismo en el jazz, el rock que en la música sinfónica y de concierto. Vale la pena.

El Amernet String Quartet promete una gran presentación, sobre todo porque incluye en su programa música de creadores mexicanos poco reconocidos.

La participación de la Camerata de Salzburgo es esperada por el repertorio mozartiano que dominan. Es uno de los platos fuertes del FIC 40. Ofrecerán también música de Tchaikovsky, así como el Concierto para violín y orquesta del compositor austriaco Heinz Karl Gruber.

Riccardo Muti y la Orquesta Sinfónica de Chicago será otro de los platillos especiales del FIC debido a su esperada interpretación del portentoso poema sinfónico de Strauss, y de la Segunda sinfonía de Brahms.

El Royal String Quartet presentará cuatro fabulosos cuartetos de compositores polacos poco conocidos en México: Szymanowski, Bacewicz, Szymanski y Penderecki.

Por último, aunque no por eso deja de estar entre los primeros, tendremos el concierto del fabuloso pianista Kun Woo Paik, quien interpretará a Brahms. Destaca la versión para piano de un movimiento de su Sexteto Op. 18, una de las cumbres de la escritura camerística romántica. Además interpretará dos sonatas correspondientes a distintos periodos compositivos de Beethoven.

Y EN ÓPERA

El tenor mexicano Javier Camarena viene al FIC 40 a refrendar el sitio que se ha ganado en la escena internacional como un virtuoso del do de pecho. La mayor parte de su programa estará dedicada a la música de Rossini, Bellini y Donizetti lo que se antoja un regio bocado. Además interpretará canción italiana de corte popular; también zarzuela, canción mexicana y una interesante muestra del sencillo lirismo bucólico del argentino Guastavino. El cantante estará acompañado por el pianista cubano Ángel Rodríguez, integrante de la Compañía Nacional de Ópera de México.

El Caballero de la Triste Figura, ópera de cámara de Tomás Marco sobre textos de Cervantes, creada para conmemorar el cuarto centenario de la publicación de El Quijote. Esta ópera de cámara, que consta de un prólogo y siete cuadros, pone en escena pasajes fundamentales de la obra maestra de Cervantes con el Coro de la Comunidad de Madrid y Ensamble de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid. Llega con buenos augurios, falta verlos en escena.

[email protected]