La sensación de estar inmerso en un cuadro invernal arropa al viajero que descubre un pueblo bañado por la nieve, el cual se ubica al pie de una montaña que conduce a la cima de la región de Les Laurentides, en Canadá.