Cientos de miles de personas inundaron las calles de todo el mundo para protestar contra el nuevo presidente de los Estados Unidos en defensa de los derechos de las mujeres.