Las celebridades, los venerados modernos. Sus reliquias ya no se conservan en altares religiosos, y su poder se mide ahora por las cantidades millonarias que alcanzan en subastas. Sus cadáveres embalsamados ya no ganan batallas a lomos de briosos corceles contra infieles invasores. Los derechos de autor permiten que éstos tocados por la gracia de un talento logren generar ganancias millonarias aún después de muertos. El poder y veneración ya no se mide en milagros realizados, sino en millones facturados. De estas nuevas devociones, la más fuerte es la de Michael Jackson, que por quinto año consecutivo encabeza la lista de Forbes de las celebridades muertas más lucrativas.

El legado del Rey del Pop generó ganancias de 75 millones de dólares durante el año pasado. Los ingresos se deben, según detalla Forbes, al espectáculo que produce Cirque du Soleil en Las Vegas en torno a su figura y obras, a las regalías que genera su catálogo editorial de EMI y a las ventas del álbum Scream, de reciente salida al mercado. El año pasado, la figura y el legado de Michael Jackson generaron 825 millones de dólares, tras la venta de parte de su catálogo a Sony/ATV.

El próximo 4 de noviembre, la casa de subastas Julien's Auctions dará lugar a la puja por artículos pertenecientes al Rey del Pop, entre los que se encontrarán uno de sus guantes blancos y varias chaquetas. En la misma subasta también se contará con una guitarra perteneciente a Prince, fallecido el año pasado, así como artículos pertenecientes a Kurt Cobain, el malogrado líder de Nirvana.

Arnold Palmer, The King, leyenda del golf estadounidense y fallecido el año pasado, va en la segunda posición con 40 millones de dólares, generados por ventas de ropa deportiva que se venden con su firma y de latas de una bebida de limón y té, entre otros negocios.

Snoopy, el beagle de la tira cómica Penauts, le ha dado a los beneficiarios de la obra de Charles Schulz una riqueza de 38 millones de dólares, la tercera mayor este año, según Forbes.

Los herederos del Rey del Rock, Elvis Presley, se embolsaron, antes de impuestos, 35 millones de dólares, ganancias impulsadas este año por el lanzamiento del parque temático en Memphis y del hotel The Guesthouse at Graceland.

El nombre de Bob Marley, leyenda reggae y gurú del movimiento rastafari, logró facturar 23 millones de dólares por ventas de productos de audio de la marca House of Marley y por Marley Beverage Co., que lo situaron en la posición quinta de la lista.

Tom Petty, alias Charlie T. Wilbury y Muddy Wilbury —motes usados en su paso por la superbanda The Traveling Wilburys—, fallecido el pasado 3 de octubre, se coló en la listas de Forbes para situarse en la posición sexta de las celebridades muertas más lucrativas. El legado del músico estadounidense logró ganancias por 20 millones de dólares. Detrás de Petty se encuentra Prince, su majestad púrpura, con ganancias por 18 millones de dólares. El patrimonio post mortem de ambos se acrecentó gracias al interés en su música que se incrementó tras su muerte.

La lista la completan el Dr. Seuss, seudónimo de Theodor Seuss Geisel, que gracias a las regalías producidas por sus libros infantiles, ingresó en las arcas de sus deudos 16 millones de dólares. En el lugar 9 encontramos a John Lennon, cuya obra generó para Yoko Ono y su familia unos 12 millones de dólares.

En este exclusivo panteón de celebridades productivas, en la posición 10 está el físico Albert Eisntein, que sumó a su patrimonio 10 millones de dólares.

El hombre que vendió al mundo, David Bowie, logró con la transacción 9.5 millones de dólares, que dieron para situarlo en la posición 11 de este listado.

Cierran el ranking de celebridades rentables la actriz Elizabeth Taylor, con 8 millones de dólares, y Bettie Page, el arquetipo pin-up, cuya imagen logró ganancias por 7.5 millones de dólares.

Q.E.P.P. (Que En Paz Produzcan).