El capital humano es una prioridad para las empresas; sin embargo, los líderes actúan lentamente a la hora de implementar estrategias que eleven la productividad y el compromiso de sus trabajadores.