Con la participación de 24 especialistas, quienes analizarán las formas en que protegen, investigan, conservan y difunden su patrimonio arqueológico, autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inauguraron hoy aquí el simposio "Arqueología, Patrimonio e Identidad: Retos ante el siglo XXI. México-Israel".

En el Museo Nacional de Antropología (MNA), el director del INAH, Alfonso de Maria y Campos, dio la bienvenida al grupo de expertos mexicanos e israelíes, quienes hasta el próximo 23 de junio mostrarán los principales avances que registran sus naciones en la materia.

El funcionario dijo que México e Israel tienen además de su alianza comercial, una tarea gigantesca de investigación, conservación y un vasto legado arqueológico cultural.

Indicó que desde 1959, ambas naciones firmaron un convenio de colaboración cultural y a partir de entonces, 'unen sus esfuerzos para fomentar el intercambio en pro del patrimonio cultural'.

Refirió que especialistas de alto nivel, abordarán también la problemática de la región subacuática, planes de manejo y gestión de sitios arqueológicos y sitios patrimonio cultural de la humanidad, y la aplicación de las nuevas tecnologías.

'Tenemos mucho que aprender unos de otros, y este foro académico ofrece un espacio de discusión-intercambio, y futuras colaboraciones', destacó.

Por su parte, Rodica Radian Gordon, embajadora de Israel en México, expresó su beneplácito y afirmó que ambos países se caracterizan por ricas historias y culturas milenarias.

'Los dos países, cada uno por su lado, son dignos representantes testigos de regiones en donde se han desarrollado algunas de las culturas que son las bases del patrimonio mundial: Mesopotamia y Mesoamérica', dijo.

Recordó que durante milenios, Israel ha servido como lazo geográfico y cultural entre Oriente y Occidente, además de ser delegado espiritual de las tres grandes regiones monoteístas.

Los hallazgos arqueológicos, acotó, permiten conocer de manera especial, los lazos vitales entre el pueblo judío y su patria ancestral.

Mencionó que al igual que la Ciudad de México, Jerusalén posee en la actualidad una vida vibrante, que continúa prácticamente su historia milenaria.

Destacó que el encuentro que inicia abordará temas culturales e institucionales que son de gran relevancia para ambas naciones. 'Será el punto de partida de una estrecha y enriquecedora colaboración académica y cultural', consideró.

En total se abordarán 28 conferencias en cinco temas de trabajo:

nstituciones encargadas del Patrimonio Cultural México-Israel; Retos y realidades en torno a la protección el Patrimonio Arqueológico; El manejo del material arqueológico, conservación y difusión; La arqueología y su problemática regional y Patrimonio de la Humanidad.

Destaca la participación del investigador de la AAI, Amir Gorzalczany, quien hablará de la excavación que dirigió en un cementerio del periodo Calcolítico en la zona de Palmahim, a 20 kilómetros de Tel Aviv, en la zona costera de Israel, y que ha permitido comprender más las prácticas funerarias durante ese lapso.

Mientras que los arqueólogos mexicanos compartirán con sus colegas israelíes las distintas investigaciones interdisciplinarias que ha impulsado el INAH en los últimos años, que van desde rescates arqueológicos en un contexto urbano, como la Ciudad de México, hasta la exploración en aguas del Atlántico, entre otras investigaciones.