México se comprometió a invertir 4.3 millones de dólares en la limpieza de la cuenca del río Tijuana después de que dos ciudades de California demandaron a una agencia federal por el añejo problema de que las aguas residuales contaminan las marismas y playas al norte de la frontera.

La Comisión Nacional del Agua indicó el lunes que fortalecerá y limpiará los canales de desborde y drenajes a fin de evitar que las aguas residuales y la basura fluyan hacia el Océano Pacífico cerca de la frontera con Estados Unidos. También renovará las estaciones de bombeo y los componentes eléctricos necesarios para llevar las aguas residuales a las plantas de tratamiento.

Las ciudades californianas de Imperial Beach y Chula Vista, así como el Puerto de San Diego, señalan que el sector estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Aguas no cumplió con la ley federal de aguas limpias.

La contaminación obligó a que en los últimos dos años se cerraran partes de playas de Imperial Beach durante más de 160 días.