La Feria Internacional del Libro de Sharjah (SIBF, por su sigla en inglés), en los Emiratos Árabes Unidos, la tercera feria más grande del mundo, por los números de su convocatoria, llevó a cabo su edición 38 del pasado 30 de octubre a este sábado 9 de noviembre, con la presencia de 900 expositores de 77 países, de los cuales más de 200 fueron editoriales árabes, y un registro de cerca de 2 millones de visitas, en la cual México ocupó el aparador del país Invitado de Honor.

La presencia de nuestro país en el encuentro librero más influyente del continente asiático y, con ello, fue la oportunidad para mostrar, en un mercado prácticamente desconocido para la industria editorial de Occidente, no solo la riqueza literaria y cultural mexicanas sino de negociar con editores y autoridades árabes en la materia; todo, producto de la iniciativa de acercamiento de las autoridades del libro de este estado emiratí que es una potencia en el rubro para la zona, nombrada Capital Mundial del Libro 2019 por la Unesco.

El pabellón de nuestro país fue inaugurado por el propio gobernante de Sharjah, Sultán bin Muhammad Al-Qasimi, en compañía de la autoridad del Libro de Sharjah, Ahmad Bin Rakad Al Amri, la embajadora de México en Emiratos Árabes Unidos, Francisca Méndez Escobar, y representantes de la delegación mexicana invitada, como Juan Luis Arzoz Arbide, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), y Roberto David Banchik Rothschild, director editorial de Penguin Random House México y Centroamérica.

La instalación del pabellón y su financiamiento corrió a cargo de la Caniem con la colaboración de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el apoyo de las autoridades en Sharjah. El presupuesto fue austero y hasta antes de este encuentro, había poco o nulo desconocimiento desde México hacia este mercado editorial, según reconocieron tanto las autoridades de la Caniem como la propia embajadora de México en Emiratos.

“Cuando llegué aquí me sorprendió mucho esta feria. Es un mundo que no conocía tanto. Ahora noto que aquí fácilmente pueden venderse traducciones, derechos de autor. Hay muchas ediciones de libros ilustrados e infantiles. Tenemos que salir a buscar otros caminos. Estuvimos en Fráncfort la semana pasada, con un stand pequeño, pero tuvimos presencia con bastante éxito; ahora estamos aquí, con este pabellón dando a conocer a México”, reconoció Juan Arzoz en ese contexto.

La arquitectura del stand fue modesta y el programa actividades, limitado para un Invitado de Honor dentro de una feria de esta talla, que presentó una selección de obras en español. Fue un desafío captar la atención de un público que todos los días abarrotaba el Expo Centre de esta entidad emiratí, frente a pabellones por demás llamativos con programas multimedia y la ventaja de tener ediciones en árabe, de países habituales en la feria, como Arabia Saudita o la India, que eran bastante visitados por estudiantes de educación básica, uno de los públicos más cautivos de la feria.

Los números de México la feria

El pabellón de nuestro país tuvo un espacio de extensión dentro de la nave principal del Expo Centre de 144 metros cuadrados. En él se montaron alrededor de 500 libros, prácticamente todos en español, exclusivamente para su exhibición más no para su venta, de distintas editoriales mexicanas o con base en México, como Ediciones Era, Santillana, Círculo de Poesía, Ediciones Castillo, Ediciones Tecolote, la Universidad Autónoma de Sinaloa, Océano, Larousse, Penguin Random House, Petra Ediciones y Alboroto Ediciones.

Cuatro exposiciones ocuparon algunos espacios interiores y exteriores del stand: una de reproducciones de códices prehispánicos de Mesoamérica, otra de artesanías guerrerenses, en especial, cajas de Olinalá; una más de trajes típicos de distintas regiones del país, colección de Raquel Manzur, y una muestra fotográfica de distintos centros patrimoniales e históricos mexicanos, del fotógrafo Salvador Ortega. Además, durante su inauguración la artista mexicana Bibiana Domit realizó una intervención pictórica in situ.

De acuerdo con información proporcionada por Lilia Ponce, coordinadora de ferias de la Caniem, a lo largo de los 11 días del encuentro editorial, se ofrecieron 50 actividades entre conferencias, presentaciones de libros, degustaciones de platillos típicos mexicanos y las presentaciones del Ballet Folclórico de Oaxaca, acompañado por la Banda de Música de Guelaguetza de Joaquín Santiago, quienes, además de presentarse en el auditorio principal de la feria un par de veces, ofrecían un espectáculo a diario por los pasillos del complejo de exposiciones y captaban la atención de los asistentes.

Algunos de los ponentes y autores que formaron parte de la delegación mexicana que viajó al país árabe fueron Gina Constantine, editora de libros braille; los poetas Mario Bojórquez, Alí Calderón y Roberto Amézquita, el pintor y maestro artesano Bernardo Rosendo Ponce, la historiadora experta en códices y lienzos prehispánicos Florine Asselbergs y los chefs Juan Ramón Cárdenas e Irving Quiroz.

El pabellón convocó en promedio a 600 personas diarias. La ocasión también permitió la reunión de editores mexicanos y emiratíes, quienes comenzaron las negociaciones para la traducción al árabe de libros publicados en español.

“Venta de libros directos (en español), como estos, no va a haber, definitivamente”, reconoció Arzoz. “La idea es que los autores y editores vendan derechos de reproducción para que aquí se hagan los libros traducidos (…) En la Cámara estamos abriendo el camino para que los derechos de autor para hacer traducciones al árabe comiencen a desarrollarse; estamos enseñando a la gente a vender derechos”, agregó.

Otro de los pasos fundamentales del plan de acercamiento entre ambas naciones será la presencia de Sharjah en la edición del 2020 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), con lo cual, será el primer estado árabe Invitado de Honor en el encuentro editorial más importante de Iberoamérica.

En números:

  • 144 metros cuadrados tuvo el pabellón
  • 500 libros en español para su exhibición
  • 50 actividades entre conferencias, presentaciones o degustaciones
  • 4 exposiciones paralelas fueron montadas
  • 600 personas se captaron en promedio a diario

[email protected]mx