Reactivar el Programa Hidrológico Internacional (PHI) de la UNESCO y promover su colaboración con el sector académico y las dependencias de la Naciones Unidas que tienen que ver con el tema del agua es uno de los retos que enfrentará la mexicana Blanca Jiménez Cisneros, quien fue nombrada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como directora de la División de Ciencias del Agua y secretaria del PHI.

La actual Vicepresidenta de la Academia Mexicana de Ciencias indicó en entrevista que otro reto durante su gestión será intensificar la cooperación Sur-Sur.

El nombramiento de Jiménez Cisneros fue anunciado esta semana luego que la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, otorgara el nombramiento a la mexicana a partir de un riguroso proceso de selección realizado entre un grupo de expertos internacionales. La nueva funcionaria sustituirá al sudanés Abdin Salih, quien dejará el cargo por jubilación el próximo 3 de septiembre.

La investigadora del Instituto de Ingeniería de la UNAM sostuvo que el PHI tiene por objetivo el uso de la ciencia y la innovación para el mejor manejo del agua en todo el mundo.

Añadió que el PHI está próximo a iniciar la Fase 8, a través de la cual se busca atender los problemas de escasez de agua, los desastres de origen hídrico, los problemas de agua y las ciudades, además de proteger los acuíferos en cantidad y calidad, y fomentar el empleo de la ecohidrología como instrumento de apoyo para lograr un mundo sustentable.

Las fases son programas que se llevan a cabo con diferentes propósitos. Hasta el momento, se han cubierto seis fases y la séptima concluirá en este 2012. Estas etapas han ido evolucionando con el tiempo, iniciando con la colecta de datos y planteando cada vez objetivos más detallados y de reacción.

La labor de la científica mexicana consistirá en dirigir al grupo de la UNESCO que se encarga de motivar la participación académica coordinada con otros sectores de interés, como los gobiernos en todos sus niveles, las organizaciones no gubernamentales y las empresas. Además, dentro de las funciones de la división se encuentra la elaboración del Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP, por su sigla en inglés), un informe que se genera en forma periódica por las 26 agencias de Naciones Unidas que tienen que ver con el tema del agua.