El mercado del arte en el mundo no ha sido una excepción al impacto de la crisis económica sobre distintas industrias por la irrupción de la emergencia sanitaria global al inicio del 2020. Si bien el sector específico de las galerías de arte ha demostrado resiliencia ante las vicisitudes económicas en el pasado, en la primera mitad del año ha tenido que sortear varios de sus más grandes desafíos.

La declaratoria de pandemia por las autoridades mundiales de Salud y la rápida propagación del virus SARS-CoV-2 tomó al mercado por sorpresa. El 93% de las galerías tuvo que cerrar sus sedes por periodos significativos, sobre todo durante enero y julio. Por este cese, el 83% de ellas reportó haber vivido un decrecimento en el valor de sus ventas y, por si fuera poco, el promedio de desempleo también fue significativo: unos cuatro trabajadores por galería perdieron su empleo.

En comparación con los números del primer semestre del año pasado, la facturación por ventas de arte desde las galerías promedió -36%, siendo América Latina una de las menos afectadas por este fenómeno, con un de -15 por ciento.

Estos números son parte de lo que reporta el documento “El impacto de Covid-19 en el sector de las galerías de arte”, publicado por Art Basel y UBS y dirigido por la especialista en economía cultural y fundadora de Arts Economics, Clare McAndrew, con la colaboración del sociólogo Taylor Whitten Brown, de la Universidad de Duke, a manera de revisión del primer semestre del año a partir de una encuesta a 920 galeristas de arte moderno y contemporáneo afincados en casi 60 países o regiones, sobre la manera en la que la pandemia ha afectado el negocio.

Dentro de estos resultados, destaca que la resiliencia para gran parte de las galerías que han estado en posibilidades de mantenerse pese a los embates económicos ha venido por la vía digital. Sin embargo, es importante precisar que una cuarta parte de la muestra reportó no haber tenido ventas en línea, al menos hasta el pasado 1 de julio.

Cuando en 2019 las ventas globales de arte en línea promediaban un 10% del mercado, en la primera mitad de este año estas crecieron hasta apoderarse del 37% del mercado total: mientras el 29% de los ingresos provino de las páginas de las galerías, el 8% se dio por páginas intermediarias. De esa manera —y pese a que una cuarta parte no reportó ventas en línea— el mercado digital igualó en relevancia a la venta directa en galerías que pasó de 40% en el 2019 a 37% en la primera mitad de este año.

La vía de facturación que más retrocedió fue la de las ferias de arte, tanto locales como internacionales, que, por la postergación, cancelación o tímida migración a lo digital, pasaron de ocupar el 46% del mercado en su conjunto durante 2019 a únicamente el 16% en el contexto de la emergencia sanitaria.

La encuesta además revela que las galerías encuestadas prevén tener menor participación en la ferias de arte en el 2021, lo cual continuará con la baja de ingresos por esta vía. Gran parte de las galerías más grandes, aquellas que facturan más de 10 millones de dólares en ventas al año y tenían una participación promedio en siete ferias mundiales, prevén ausentarse en tres o más.

Por todo lo anterior, las prioridades de las galerías para lo que resta del año y para el 2021 han revirado de una manera diametral con relación a las expectativas previas a la propagación global de Covid-19.

Mientras que el año pasado las galerías consultadas tenían como principales prioridades la presencia en las ferias de arte (79%), presentar exposiciones de artistas en boga (62%) y ampliar su alcance geográfico (57%), en el presente priorizan incrementar las ventas y exposiciones en línea (76%), reducir costos e incrementar las ganancias (73%), así como relacionarse más con los coleccionistas en activo (73%).

Los promenores del estudio están disponibles de manera gratuita en las páginas https://www.ubs.com/global/en/our-firm/art.html y https://www.artbasel.com/about/initiatives/the-art-market#46996.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx