“¿Cómo estás?”, le pregunto a Gustavo Loza. Él no baja de su camioneta. Amable, pero con tristeza y hartazgo en su rostro, decide hablar con este reportero en la que, espera, sea la última entrevista donde hable de Karla Souza.

El director reveló el pasado 1 de junio en el programa de radio de Javier Poza una serie de chats con Souza donde se lee una relación amistosa y amable.

“Estoy bien, estoy tranquilo”, dice, pero se le nota preocupado. Acaba de usar los micrófonos para decir: “No está padre que te llamen violador, te jode el día (...) te jode la vida”.

En febrero, Carmen Aristegui inició un especial llamado #MeToo en México, donde un grupo de mujeres compartieron sus denuncias de acoso sexual.

Una de ellas fue la actriz Karla Souza. Días después de sus declaraciones, Televisa señaló a Loza como el culpable del acoso, anunció la terminación de su relación con el director y se desató el escándalo.

“No, no sigo en Televisa. No me han buscado. Yo sigo trabajando muy bien y tranquilo y se va a transmitir la última temporada de 40 y 20 en Televisa. Yo sigo con la serie Run Coyote Run y estoy bien”, explicó.

Loza frente a MeToo

“Creo que ese movimiento se puede malinterpretar y se puede mal utilizar. Hay que ser muy cuidadosos. No por el hecho de que las mujeres sean mujeres resultan víctimas, y nosotros por el hecho de ser hombres somos unos potenciales delincuentes sexuales (...) hay que tener mucho cuidado con eso, es un delito sumamente grave”.

Karla Souza nunca dio el nombre de su abusador. Loza piensa que su silencio dijo más. Él reveló a Radio Fórmula que Aristegui nunca lo buscó para escuchar su versión; él fue quien llamó a la periodista para defenderse.

“La violación es un delito gravísimo (...) la seducción no lo es. Tengan mucho cuidado y más cuando hay consentimiento de por medio. Tú no puedes pretender tener una relación consensuada y de pronto salir a decir ‘qué creen, fíjense que yo no quería, me utilizaron’”, explicó Loza.

Otros casos del “Me Too mexicano” también fueron cuestionados. Sofía Niño de Rivera señaló al periodista Ricardo Rocha por acoso, acusación que él negó. Otro caso fue el de Sabina Berman, quien tuvo que retractarse de sus acusaciones al director de casting de la película Gloria pues se equivocó al denunciarlo con Aristegui.

Gustavo Loza consideró que el llamado “MeToo a la mexicana” se hizo mal, con poca investigación y entró a nuestro país de mala forma.

“Acusaron a Ricardo Rocha de una manera totalmente irresponsable y luego a Alejandro Reza, un director de casting que no tenía ni vela en el entierro (...) es un tema delicado”.

Pero, aseguró: “Y por supuesto que hay que denunciar cualquier tipo de abusos y situaciones que violenten la integridad de las mujeres, pero hay que tener mucho cuidado, porque luego puede haber muchas mentiras de por medio y este país está lleno de mentirosos.

“Desgraciadamente mentir es el pan de todos los días y no pasa nada, son sólo fake news, y ya está (...) y no, no debe ser así, pues cosas como ésas pueden acabar con la vida de la gente y hay personas que se han suicidado”.

Hasta la fecha, Karla Souza no ha dado declaraciones sobre el caso, no hay acciones legales contra Gustavo Loza, quien espera que ésta sea la última entrevista que dé sobre el tema.

vgutierrez@eleconomista.com.mx