Moscas asesinas, posesiones satánicas, santería, religión y múltiples personajes perversos son parte del universo literario del escritor Bernardo Esquinca, uno de los pocos autores que han decidió ver donde nadie lo quiere hacer: explora en su obra el lado más oscuro del ser humano.

En entrevista, el autor Bernardo Esquinca revela los motivos que lo llevaron a escribir Demonia (Editorial Almadía) un libro de cuentos sorprendentemente aterrador.

Estoy seguro de que existe algo ?maligno en ti.

Siempre me he sentido atraído por lo torcido y lo siniestro...La parte oscura del alma humana; siento que es mucho más atractivo que la buena o luminosa.

¿El terror es un buen vehículo para contar tus historias?

Sin duda, así puedo inventar la realidad para abrir esas grietas de la vida cotidiana donde se filtran otros mundos. Y la literatura de terror es un buen caldero de brujo donde pongo traumas, temores y mis cicatrices para exorcizarlos y espero que el lector también pueda hacerlo.

La historia que da nombre al libro, ¿sucedió?

Sí y fue duro a confrontarme con muchas de las cosas que rodean una posesión satánica, fue sacar traumas y transformar la realidad. Pero además tuve que investigar mucho para saber más de la posesión".

Los cuentos que componen Demonia son exactos, tiene la dosis necesaria de terror pero no el de la anécdota o historia de caza fantasmas... Esquinca va mucho más allá y hurga en la oscuridad de los seres humanos y sus reacciones ante lo desconocido.

Por desgracia, en México la literatura de terror se ve como un género menor...

Es muy poco explorado en la literatura mexicana... No sé porqué, pues tenemos una historia rica en leyendas, asuntos sangrientos, superchería y cosas sobrenaturales desde la época prehispánica.

Digo, imagino que no es sencillo escribir terror.

No, para anda. La realidad es que en México, la crítica ve el terror como un género inferior, como de feria de pueblo o de chavos. Pero tal vez es porque no todos quieren asomarse a los abismos del lado oscuro.

¿Qué te gustaría provocar en el lector?

Asustarlo y que el miedo lo confronte. Busco una lectura que además de entretener tenga una densidad de contenido y que se quede habitando la cabeza del lector para hacerlo reflexionar.

Finalmente, Bernardo Esquinca aseguró estar escribiendo una nueva aventura del reportero de nota roja Casasola, quien hizo su debut en su libro La octava plaga.

[email protected]