Se plantaron 7,500 árboles de Oyamel (Avis religiosa), el único árbol al que llega esta especie, con una supervivencia de 93 por ciento