Megan y Tormenta combinan sus actividades de madre con las exigencias de pertenecer a una unidad policiaca de elite.