La tarde del sábado 18 de septiembre falleció el fotoperiodista tapatío José Hernández-Claire víctima de un infarto en su natal Guadalajara, a los 72 años, según informaron su familia, amigos y colegas a través de las redes sociales.

La noticia del deceso del fotógrafo más destacado en el Occidente de México consternó al gremio cultural, periodístico y universitario de Jalisco y del país.

Con enorme tristeza les comparto la noticia del fallecimiento de mi querido maestro José Hernández-Claire. El mejor fotógrafo documental de Jalisco”, escribió el fotógrafo Ulises Castellanos.

Por su parte, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, expresó en Twitter: “Lamento la muerte de don José Hernández-Claire, el primer mexicano en recibir el premio internacional de fotoperiodismo Rey de España por su gran ojo al capturar las explosiones del 22 de abril del 92; ganador, además, del Premio Jalisco en 2015”.

Difusión Cultural de la UNAM, la Universidad de Guadalajara, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, así como la Fototeca Nacional del INAH, lamentaron también en la misma red social el deceso del fotógrafo.

“La fotografía nacional ha perdido a uno de sus principales exponentes, José Hernández-Claire. Su obra formó parte de más de 50 exposiciones individuales y de más de 100 colectivas en el mundo entero. Nuestras condolencias a su familia”, se lee en la cuenta de Cultura UNAM.

Como “una de las miradas más agudas que ha dado la fotografía en México”, describió al creador emérito de Jalisco la ex secretaria de Cultura jalisciense Giovana Jaspersen.

Foto:  "Manos que ayudan", de José Hernández-Claire.

José Hernández-Claire nació el 30 de abril de 1949. Realizó estudios de fotografía en el Pratt Institute de Brooklyn de Nueva York y durante una trayectoria de más de 45 años expuso su obra individual y colectivamente en Estados Unidos, Suiza, Bélgica, Cuba, Canadá, Líbano, Reino Unido, Francia, España y México.

Su obra pertenece a importantes colecciones internacionales: el Museo del Elíseo en Suiza, la Biblioteca Nacional de París, el Museo Nicéphore-Niépce, en Francia, el Museo de Arte de Portland en Estados Unidos, entre otras.

Durante su carrera recibió distintas becas y premios. Destacan la beca de la Fundación Guggenheim de Nueva York en 2001, la beca del sistema de creadores del Fonca en México que obtuvo en tres ocasiones; el Premio Internacional de Fotoperiodismo Rey de España en Madrid, en 1992; en 2014 se hizo merecedor al Premio Cuartoscuro por Trayectoria y en 2015 al Premio Jalisco.

Fue profesor de fotografía en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y en la Universidad de Guadalajara.

"Mi misión era retratar a mi gente”, solía decir cuando le preguntaban por su trabajo para documentar el desastre derivado de las explosiones del 22 de abril de 1992 en el céntrico barrio de Analco. Su fotografía “Manos que ayudan”, sobre aquella tragedia, le dio la vuelta al mundo”.