En el 2005 el arqueólogo Steven Mithen, catedrático de Arqueología de la Universidad de Reading, en Reino Unido, sorprendió al mundo científico con un libro cuyo título era por demás llamativo: The Singing Neanderthals. Pero la traducción al español ya no sólo fue llamativa, sino totalmente provocadora: Los neandertales cantaban rap.

Sin embargo, las cosas no quedaron ahí. Hace unos días, en entrevista con el diario español ABC, Mithen, con toda tranquilidad, lanzó un petardo: Sería más bien ópera y no rap lo que cantaban , porque el rap está asociado a las palabras y las frases, algo de lo que carecían los neandertales .

Steven Mithen, quien participó en una conferencia en Barcelona, reiteró a la periodista Esther Armora ideas que ya había escrito en su libro: que las capacidades musicales del cerebro neandertal es lo que le ayudó a esta especie humana a resistir las duras condiciones del cambio climático. Insistió en que los neandertales usaban una forma de comunicación prelingüística, basada en las variaciones del tono, el ritmo y el timbre de sus voces, un lenguaje musical que acompañaban con gestos y con el que expresaban emociones y fomentaban el sentimiento de grupo .

El subtítulo del libro de Mithen es The origins of music, language, mind and body, e ilustra muy bien el sentido que le dio a su investigación. Asegura que la musicalidad neandertal estaría más identificada con la ópera que con el rap, pues además de practicar la música aquellos homínidos también utilizaban la danza y el lenguaje corporal como forma de comunicación .

No es sólo una ocurrencia

Pero los estudios de Mithen respecto de la vinculación de la música con la génesis del lenguaje no son el resultado de ocurrencias. Mithen reúne un abundante corpus de conocimientos en su libro: Musicología, Lingüística, Genética, Arqueología, Neurociencias y hasta la Inteligencia Artificial.

Su argumento principal se basa en la existencia de un sistema de comunicación precursor a un tiempo de la música y el lenguaje, surgido en el Homo ergaster que vivió en África hace más de un millón y medio de años.

En palabras de los académicos Ana Tropea y Favio Shifres (Revista Transcultural de Música), se basa en la hipótesis de la existencia de un sistema de comunicación en el linaje homínido que habría sido al mismo tiempo el antecesor directo de la música y el lenguaje del hombre moderno . El sistema propuesto fue llamado Hmmmmm por holístico, manipulador, multimodal, musical y mimético .

Pero es con el Homo neanderthalensis que Mithen establece el último impulso evolutivo previo al salto cognitivo asociado al surgimiento de los humanos modernos . Los neandertales habrían gozado de un sistema Hmmmmm avanzado y paramusical asociado a una inteligencia desarrollada.

Con el tiempo, el Hmmmmm pudo especializarse en la función de expresar emociones, evolucionando libremente hasta formar el sistema de comunicación que hoy llamamos música .

Se puede entender que las editoriales hayan querido vender libros, pero asociaron una investigación seria con la imagen común que se tiene de la cultura hip hop.

Con sus declaraciones, Steven Mithen no arregló las cosas, pues uno se imagina al bajo René Pape o al barítono Bryn Terfel, vestidos como picapiedras y cantando Otello o Sigfrido. El rap y, sobre todo, la ópera son complejos y sus partes no pueden tomarse por el todo. Así como un carro no es la suma de un volante y unas ruedas, tampoco la ópera es simplemente canto, música y teatro.