No obstante, el directivo aseguró que los equipos no pueden manejarse con respecto a la opinión de sus aficionados.