Este fin de semana, miles de visitantes en la Ciudad de México acudieron al zócalo capitalino para ver la exposición Los colores de Frida, cuya atracción principal fue una escultura monumental de la pintora Frida Kahlo de 12 metros de largo y dos metros de alto recostada en su cama, desde donde pintó algunas de sus obras más reconocidas.

Miles de fans de la pintora mexicana y visitantes de la ciudad, nacionales y extranjeros, pudieron apreciar la muestra en la plancha de la Plaza de la Constitución, y pasear por los corredores que reproducían el mundo de Frida Kahlo (1907-1954), un ambiente lleno de flores y calaveras, para conmemorar el 112 aniversario de su natalicio.

Artistas de más de 23 países participaron en el diseño y montaje de la muestra y productores de flores de Xochimilco dieron colorido y belleza a esta exposición que montó el Gobierno de la Ciudad de México viernes, sábado y domingo, del 5 al 7 de julio, en el zócalo capitalino, y que concluyó con la donación de las plantas a los visitantes, como parte del programa de reforestación de la ciudad.

Además de la muestra, se montó un quiosco frente al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde hubo música mexicana, karaoke y espectáculos para los paseantes.

[email protected]mx