La Organización Mundial de Salud en un comunicado especial del 31 de  diciembre de 2019 notificó por primera vez la enfermedad del SARS-Cov-19 en la región China de Wuhan. Para noviembre de 2020 la pandemia afecta a todo el mundo. En México tenemos cerca de 250 días en cuarentena, decenas de miles de fallecidos y centenares de miles de personas infectadas, sólo algunas actividades se han reactivado en lo que sea denominado “la nueva realidad”.

El concepto “nueva realidad” no es muy claro, lo único que entendemos es que estamos viviendo un cambio caótico, acelerado, sin un futuro claro de lo que podemos esperar en nuestra vida personal, familiar, social y laboral. Los antiguos paradigmas que nos daban seguridad y certeza de pertenencia social ya no son válidos; se vive con miedo, por la enfermedad, por perder la vida, el empleo y el patrimonio, por encontrar una familia que no conocemos del todo, ahora que estamos confinados en una casa 24/7. Nuestras viviendas son ahora, lo que fueron hasta antes de la revolución industrial, a finales del siglo XVIII; hospital, lugar de convivencia, centro de producción, escuela, velatorio, iglesia, comedor, lugar de descanso e incluso lugar de conflicto o de solidaridad.

Sin embargo, dentro de esta entropía positiva hay personas que han encontrado recursos emocionales para poderse adaptar e incluso aprovecharlo, parece que el darwinismo aparece en esta pandemia y llama a los seres humanos mejor adaptados física y emocionalmente a ser los guías de los que no han adquirido nuevas competencias.

La Inteligencia Emocional en un nivel positivo y la capacidad de Resiliencia, son las bases que las personas requieren para la adquisición de nuevas competencias para el día de hoy y lo que se viene a futuro.

Con base en lo descrito en el párrafo anterior he identificado las siguientes competencias que se 
deben de estar adquiriendo durante la cuarentena y retorno a la “nueva realidad”.

Las 20 competencias antes mencionadas, aplica para la vida personal, familiar, social y laboral.

Quedan muchos meses y quizá años de incertidumbre, lo mejor que podemos hacer en este momento es volver a darle congruencia a nuestra vida a través del aprendizaje y aplicación de estas competencias.

*Miguel Ángel Camarena Torres es Socio Consultor, Orientación y Decisión Profesional.

miguel@odep.mx