Para estas vacaciones, pocas cosas son más recomendables que aprovechar la inercia lectora que nos ha dejado la versión cinematográfica de Los juegos del hambre, notable en el hecho de que los libros de Suzanne Collins están prácticamente agotados en las librerías. Así que te ofrecemos aquí una lista de algunos de los mejores libros juveniles que han aparecido últimamente.

A los adultos también les recomendamos que les echen un ojo a estos libros, no tanto para checar que están leyendo sus hijos, sino con la casi completa seguridad de que un vistazo bastará para que también queden atrapados en estas entretenidas lecturas que son, por sí mismas y en cualquier temporada, unas vacaciones. No les dé pena que sea literatura para jóvenes… Y si les da, pues léanla escondidos en un clóset.

Los juegos del hambre de Suzanne Collins (Océano, 396pp, $). A estas alturas, con el éxito de la película, esta es una recomendación inútil para la mayor parte de los adolescentes que se encuentren de vacaciones, porque o ya lo leyeron o saben positivamente que deberían hacerlo. Y no les falta razón, las aventuras de la rebelde KatnissEverdeen ya alcanzaron a Harry Potter en la taquilla, y los libros, como suele suceder gracias a la imaginación de cada quien, resultan mucho mejores que las versiones para el cine.

Hija de humo y hueso de Laini Taylor (Alfaguara, 467pp, $250). La primera escena puede resultar engañosa, ya que es una especie de burla a las románticas historias de vampiros que ahora están de moda. Pero tras ese par de páginas, la historia toma vuelo y se alza a gran altura.

Karou es una estudiante de arte en Praga, y tiene un cuaderno repleto de dibujos de criaturas fantásticas… que en realidad no son producto de su fantasía. A Karou le cuesta mucho tener amigos, porque siempre tiene que estar siempre mintiendo y evadiendo las preguntas sobre su origen, familia y procedencia, pero sus complicaciones sociales muy pronto se ven rebasadas por un severísimo conflicto, que tiene milenios de existencia, entre extrañas ¿civilizaciones? y en el que ella tiene un papel definitivo.

Túneles de Roderick Gordon y Brian Wiliams(Puck, 444pp, $290). Resulta un poco patético leer los esfuerzos del editor, que presume ser el descubridor de Harry Potter, por recomendarnos este libro como el sucesor del joven mago en el imaginario juvenil. Pero lo cierto es que esta extraña historia sobre un muchacho albino que dedica sus tiempos libres a cavar no está nada mal.

Will, que tiene una familia peculiar, encuentra con su amigo Chester, quien también es peculiar algo increíble en una de sus excavaciones. El papá de Will, arqueólogo y gran excavador por su parte, les podría ayudar a entender de qué se trata, si apareciera, ya que su propia búsqueda bajo tierra parece haberse topado con algo realmente peligroso.

Cartas cruzadas de MarkusZusak (Lumen, 378pp, $350). Ed Kennedy, más que un inútil sin oficio ni beneficio, es un buenísimo pa’ nada . Pero, de pronto, la casualidad lo convierte en una especie de héroe en su pequeño pueblo. Días después recibe una carta… un naipe en realidad, con direcciones escritas. Y Ed decide hacerle caso al naipe, lo que cambia por completo su vida y las de otras personas que a casi nadie le importan. Decir que este libro es entretenido o interesante es quedarse cortos. Es magnífico, tengas la edad que tengas.

La pirámide roja de Rick Riordan (Océano, pp, $). El autor de la serie de Percy Jackson está de regreso con otra maravilla, solo que ahora en lugar de retomar los mitos griegos se enfoca a los egipcios.

Riordan tiene verdadero talento para desarrollar situaciones que pasen de la cotidianidad más anodina, como dos hijos presenciando un conflicto entre sus padres, a aventuras sobrenaturales llenas de significados ocultos y que conservan la esencia de las grandes culturas que les dieron origen.

Por si esto fuera poco, hay que decir que ya está en las librerías la versión ilustrada de PercyJackson y el ladrón del rayo (Océano, pp, $), la primera de las cinco estupendas aventuras de la serie olímpica.

La reina azul de Ana Ripoll (Siruela, 422pp, $350). En esta segunda parte de la serie Los Incorpóreos nuestra heroína Perséfone ya es la feliz pareja del fantasma Gabriel, con lo cual pudiera parecer que se aleja del público juvenil, pero dado el inmenso complejo de Elektra que puede tener una veinteañera con un inmortal de edad incalculable, queda dentro de los límites.

En esta ocasión, Perséfone ya es consciente no solo de su poder como enlace entre el mundo de los mortales y el de La Araña y el resto de los sobrenaturales, sino del papel tan relevante que está destinada a desempeñar. Vale la pena.

BVC