La Cineteca Nacional tiene un problema: todos quieren estrenar en alguna de sus salas. La razón es que ciertas películas meten más espectadores en sus salas que en toda su temporada en cines comerciales.

Eso se ha vuelto un problema, primero porque no tenemos espacio para todas la películas, y segundo porque no es esa la vocación , explicó en entrevista Nelson Carro, actual programador de la Cineteca.

El hecho es que ciertas películas, mexicanas e internacionales, tienen más éxito en las salas de esta institución gubernamental, un foro donde meter 8,000 espectadores por película es considerado un blockbuster.

Películas mexicanas como "Luz silenciosa", de Carlos Reygadas y "Los herederos", de Amat Escalante, que rondaron los 10,000 espectadores, "Tres monos" del cineasta turco, Nuri Bilge Ceylan, con 15,000 espectadores, y por supuesto la cinta sueca de vampiros "Déjame entrar", del sueco Tomas Alfredson, que mantiene el récord del 2009, con 30,000 espectadores.

El éxito de taquilla más reciente en la Cineteca es la argentina "Todos mienten", de Matías Piñeiro, con cerca de 10,000 espectadores, y, dicho por el propio cineasta, ha metido más espectadores en la Cineteca Nacional que en Buenos Aires , dijo Carro.

Prefieren la pantalla grande

Sin embargo lo que interesa en esos casos es más la difusión que los resultados económicos , agregó el funcionario.

El estreno más de reciente de película mexicana es "Norteado", de Rigoberto Pérezcano, una cinta que no aguantó más de una semana en la marquesina de los cines.

Una de las teorías de Nelson Carro es que la gente que asiste a la Cineteca Nacional, profesionista y estudiantes en su mayoría, todavía prefieren ver una película proyectada en una pantalla grande.

Eso ha permitido incluso que se programen con éxito películas que llevan meses vendiéndose en la piratería, películas como 500 días con ella, de Marc Webb, con meses en la calle antes que en los cines.

[email protected]