En una variante bienvenida, el tercer grado del miércoles anterior, tuvo como invitado a Héctor Aguilar Camín. El escritor tenía inquietudes y cuestionamientos que ya había expresado en su columna en el diario Milenio y que quería poner en la mesa de discusión.

La primera de ellas tenía que ver con la preponderancia que los medios estaban dando a la nota roja. Primeras planas dedicadas a ejecuciones, narco-mantas, cuerpos decapitados, a la fotografía de la niña Paulette, etcétera. Aguilar Camín argumentaba que dicho enrojecimiento (¿por qué se le llama amarillismo?) de la prensa estaba colaborando a reforzar la percepción de que la violencia se había incrementado en México, cuando las estadísticas duras probaban lo contrario.

El escritor afirmó que había recorrido el país en los últimos meses, y que aunque los comentarios de la gente manifestaban una continua preocupación por la inseguridad, el territorio nacional (con la salvedad de ciertos reductos muy específicos: Ciudad Juárez, Reynosa, algunos municipios de Michoacán) no era el territorio de guerra que ya algunos comparaban con Colombia, o hasta Chechenia.

Heridos en su amor propio, los periodistas que habitualmente debaten en el programa, alegaron que ellos se dedicaban a cubrir la nota y que los criterios de publicación eran estrictamente periodísticos . López Doriga se desmarcó de inmediato señalando que su noticiero tiene políticas estrictas para evitar hacerle el juego al crimen organizado o transmitir imágenes ofensivas, como cadáveres.

Denise Maerker dijo que todas esas notas pertenecían a la gran historia del México contemporáneo que es el fracaso del Estado frente al crimen organizado. Aguilar Camín reviró que esa historia era realmente muy buena, pero que él no la leía en los medios. Ciro Gómez Leyva alegó que eso era trabajo de los analistas, que los reporteros sólo cubrían la nota, lo mejor que podían, y que iban de un sitio a otro atendiendo incendios, sin tiempo o cabeza para reflexionar sobre el conjunto.

Lo más interesante del punto de Aguilar Camín es la idea de que los medios bien pueden estar reportando pequeñas verdades lo mejor que pueden, pero que la suma de estas no pinta la verdad sobre México, sino una mentira que provoca que ciudadanos de Mérida ( más segura que Ginebra ) estén muy preocupados por la inseguridad.

Luego, desaparece el Jefe Diego, durante el vacío noticioso del fin de semana. López Dóriga da la nota el lunes por la noche y dice que su noticiero, por respeto a la familia Fernández de Cevallos no dará seguimiento a la noticia hasta que esta situación concluya. Lo cuál no deja de sorprender en una política editorial que dedicó semanas, todas las noches, un espacio a dar actualizaciones tibias o inexistentes sobre el Caso Paulette.

La desaparición del ex–candidato presidencial, presumiblemente secuestrado, detona nuevamente el tema del sexenio. Muchos alegan que si le pasó a él, con sus recursos y posición, qué esperanza tenemos los ciudadanos comunes y corrientes. Otros, que sorprende en el estado más seguro del país (Querétaro). Se escuchan reclamos a Calderón porque permitió el suceso, reclamos al gobierno por dedicarle tantos recursos a la investigación, como si fuera preferible que se archivara. Y en una vuelta de tuerca previsible , redes sociales como Facebook se han visto invadidas por páginas sobre el tema.

Algunas son de apoyo, pero las más son chistes de humor muy mexicano (docenas de ¿Ya buscaron en la cama de Diego?) Quizá lo más preocupante, son los innumerables comentarios de internautas que celebran la desaparición del político, hacen listas de otros que quisieran ya no ver, e invocan toda suerte de actos violentos hacia el Jefe Diego, los periodistas que opinan al respecto o el propio Presidente de la República.

Al leer esa violencia anónima dentro de muchos mexicanos, no puede uno dejar de preguntarse si la visión de Aguilar Camín, de ese México plácido y bucólico que recorrió, lejos de la violencia de los diarios, no es sólo la superficie, detrás de la cual se esconde otra verdad que no quisiéramos ver.