Salvo Estado de México, Ciudad de México y Coahuila, el resto de los gigantes del sector secundario tuvieron una notoria merma en su desempeño.