En México por lo general la moda para hombre se encuentra en seis tallas (XXS, XS, S, M, L, XL y XXL), pero esa oferta es insuficiente para ajustarse a la fisionomía del hombre mexicano. Bacabes encontró ahí una oportunidad: produce camisas en 23 tallas. El hombre mexicano, dicen sus fundadores, necesita más opciones a lo ancho que a lo largo. “Los mexicanos crecemos a lo ancho, pero a lo largo ya no”, dijo Miguel Díaz, director general y cofundador de esta marca de camisas.

Las marcas comerciales que abastecen a la industria de la moda toman como referencia medidas de cuerpos europeos o estadounidenses. Esto hace que las tallas sean muy angostas de talle y largas o muy amplias de espalda y también muy largas. “Nosotros hicimos una combinación de anchos y largos que nos dan 23 tallas diferentes. Esto no existe en el mercado, es nuestra innovación. En Bacabes, cambian las tallas, pero el largo queda igual”, dijo Díaz.

La ropa es elaborada con tela de algodón, lo que las hace útiles para cualquier tipo de clima.

Miguel Díaz, Ana Pérez, José Luis del Río y Efrén Calva emprendieron el negocio con 500,00 pesos. Bacabes inició como una tienda en línea, con el objetivo de que los clientes puedan adquirir el producto fácilmente. Con los meses, decidieron abrir una tienda física en Polanco, Ciudad de México.

“Tenemos un año desarrollando el producto y seis meses en el mercado, pero el sitio está desde abril y la tienda (física) la inauguramos el 3 de noviembre de 2017. Somos muy nuevos y ya hemos enviado camisas a 22 ciudades de 14 estados de México. Hay una necesidad verdadera, los hombres quieren una camisa que les quede bien y evitar a toda costa el centro comercial”, dijo Díaz.

Las líneas de camisas y mancuernillas nacieron por la frustración de Díaz, a quien ir de compras le parecía engorroso; salir de un centro comercial sin una sola camisa que le ajustara bien lo hizo pensar en cuántos hombres pasan por la misma situación.

A seis meses del lanzamiento de la tienda de Bacabes, la interacción directa con los clientes mediante las redes sociales los hizo darse cuenta de que era necesario poner un punto de venta físico. El 3 de noviembre inauguraron su tienda en Polanco, lugar que eligieron por la concurrencia que tiene la zona. “Existe la desconfianza de los compradores primerizos pero una vez que se cercioran del producto se crean lazos de confianza y hacen sus pedidos”, dijo Díaz. Las camisas cuestan 1,200 pesos cada una con envío incluido.

Bacabes tiene camisas formales, casuales o incluso hay modelos para usar en la playa con variedad de colores, cuadros y rayas, así como tendencias minimalistas pasando por los tonos, blancos o azules totalmente lisos.

Una de las grandes diferencias entre los hombres y las mujeres es que las necesidades no son las mismas en cuanto a vestimenta. Una mujer puede comprar ropa hasta siete veces al año cosa que los hombres solo hacen dos veces por año, de acuerdo con el estudio Repunte de Consumo 2017 de Canaive (Cámara Nacional de la Industria del Vestido) de México.

El tiempo de vida de una camisa puede ir desde los 2 años hasta los 15, dependiendo de la tela con la que esté elaborada. Una camisa hecha 100% de algodón sin químicos hace que su grosor tenga mayor durabilidad.

Que la panza, altura y hombros te impulsen a consentirte, la fisionomía del hombre mexicano se puede lucir sin ninguna complejidad. Moda hay para todos.

[email protected]