Tras siete años, Emiliano Monge iba guardando ideas para comenzar nuevas historias, todas relacionadas con un México lleno de violencia, que a veces es inexplicable y llega de manera fulminante... y así, de la misma manera, se va. El resultado es el libro de cuentos La superficie más honda, editado por Random House.

Monge nunca ha gustado de los libros de cuentos que se arman de textos que no tienen nada que ver entre sí: Me gusta pensar en el género de novela como un universo cerrado donde caben ciertas cosas. Quería que fueran escenas casi cotidianas, donde la tensión fuera creciendo a algo que puede suceder, en las cuales la violencia explotara, incluso a veces ocurre antes de que el cuento dé inicio .

Al preguntarle cómo fue que el tema de la violencia apareció en su espectro literario para su nuevo material, Monge responde: Fue luego de escribir sobre los migrantes en Las tierras áridas. Ahora trato otros tipos de violencia que son sociales, íntimos y familiares, violencias cotidianas que se nos ha olvidado pensar que son violencia, por la costumbre. Quería abordar eso. Por eso, por primera vez hay niños como personajes, porque es contraponer la inocencia, porque no reconoces violencia en cosas que son absolutamente violentas .

Aunque, también, Emiliano Monge reconoce que a veces uno también escribe lo que puede (ríe). Y prosigue: Cuando trabajo sobre la violencia me siento más conectado con el texto, si me alejo me siento perdido; es consecuencia de esa violencia que nos rodea y que estudié en Ciencias Políticas. Estoy empapado en esos temas. Me da miedo caer en la cursilería cuando me acerco a algo romántico .

Monge revela algo doloroso: Al tratar de escribir de México, me llama a escribir ese México , un país lleno de violencia, con grandes sectores poblacionales que viven marginados: Lo que trato de hacer es abordar esos universos de México que no alcanzo a ver y que se nos olvida que están así de jodidos y son así de opresivos. Esos posibles universos de violencia que no me toca ver pero que sí puedo (podemos) escuchar .

Los personajes de Emiliano Monge existen en ambientes opresivos, atmósferas pesadas, en donde cualquier acción física cuesta trabajo: Son cosas que arrastras cuando comienzas a escribir, y uno se va quedando con lo que te obsesiona. Me importa que los escenarios se parezcan a la psicología del personaje. Por eso hay casi siempre una pesadez equivalente a la vida interior. Me obsesiona contar cómo sería el mundo interior de los personajes .

@faustoponce