Países en todo el globo, sobre todo aquellos donde las curvas epidémicas causadas por el virus SARS-CoV-2, causante de Covid-19, comienzan a estabilizarse o están en descenso, han comenzado a plantear medidas para la reactivación de algunas actividades públicas. Sin embargo, existen casos con repuntes que han llamado la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual ha advertido sobre un posible “repunte mortal” en caso de levantar las medidas de aislamiento sin una planeación paulatina y restrictiva.

Si bien el organismo confirmó el seguimiento de al menos dos estudios sobre el desarrollo de anticuerpos en poblaciones de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania donde se han detectado pequeños porcentajes de la población que desarrollaron anticuerpos de Covid-19, más que significar un alivio, advirtió, es una alerta puesto que, el que varias personas se hayan contagiado y desarrollado anticuerpos no las exentó en su momento de contagiar a otras ni lo hace de contraer el virus de nueva cuenta, pues no hay científicas suficientes para demostrar la inmunidad.

“La mayoría de estos estudios muestran que las personas que se han recuperado de la infección tienen anticuerpos contra el virus. Sin embargo, algunas de estas personas tienen niveles muy bajos de anticuerpos neutralizantes en la sangre (…) ningún estudio ha evaluado si la presencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 confiere inmunidad a la infección posterior por este virus en humanos”, explicó, por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el sábado.

Para volver a la "normalidad"

Si bien la OMS respaldó la ejecución de pruebas de anticuerpos con el objetivo de conocer el alcance de la infección y sus factores de riesgo, no así para determinar si las personas son inmunes a infecciones secundarias, puesto que no están diseñas con esa finalidad. Por ello, ambos organismos  se han expresado en contra de la expedición de los llamados “pasaportes de inmunidad” o “certificados libres de riesgos”, que algunos países han planteado para reincorporar a algunos individuos a la vida pública por su injustificada inmunidad.

“Las personas que asumen que son inmunes a una segunda infección porque ya han recibido un resultado positivo pueden ignorar los consejos de salud pública. Por lo tanto, el uso de dichos certificados puede aumentar los riesgos de que continúe la transmisión del Covid-19”, explicó la ONU.

Por su parte, los investigadores epidemiólogos Gypsyamber D'Souza y David Dowdy, de la facultad de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, a través del artículo “¿Qué es la inmunidad colectiva y cómo podemos lograrla con covid-19?”, advierten la escasa probabilidad de que la vida vuelva a ser “completamente normal” hasta que no se desarrolle y produzca una vacuna efectiva contra Covid-19 para su distribución masiva.

Sugieren que para llegar a una inmunidad colectiva, es decir, donde la gran mayoría de la población sea inmune y proporcione protección indirecta o inmunidad de rebaño, debería de haber un 80% de la población con inmunidad comprobada. En contraparte, según lo confirmó la OMS, apenas un 2 o 3% de la población infectada ha desarrollado anticuerpos.

De tres escenarios para la mitigación de la propagación del virus siendo el primero la apuesta por el contagio masivo que desborde los sistemas de salud, explican los especialistas, el ideal tendría que ser mantener los niveles de infección que se tienen hasta el momento o incluso reducirlos hasta que una vacuna esté disponible, lo cual requerirá del distanciamiento físico más riguroso por un tiempo prolongado, probablemente de un año o más, hasta que sea posible desarrollar, probar y producir en masa la vacuna.

Sin embargo, argumentan que lo más factible será intermedio, donde las tasas de infección aumenten y disminuyan periódicamente: “podemos relajar las medidas de distanciamiento social cuando disminuya el número de infecciones, y es posible que tengamos que volver a implementar estas medidas conforme el número (de contagios) aumente nuevamente”. (Con información de OMS, ONU y Johns Hopkins University)

*** ***

Datos de VAP

  • 70 y 90% de la población necesita generar anticuerpos para lograr la “inmunidad de rebaño”
  • 2 y 3%, el estimado de infectados que han desarrollado anticuerpos, de acuerdo con la OMS
  • 0.04% de la población mundial se ha contagiado hasta el momento de Covid-19
  • Las pruebas de anticuerpos deben mejorar su precisión y confiabilidad para la detección del SARS-CoV-2 y evitar el cruce de positivos con la detección de los otros seis coronavirus humanos.