La pandemia del coronavirus ha cambiado las costumbres de las personas de todo el mundo que se adaptan a una nueva rutina diaria como quedarse en casa, al distanciamiento social, a ver las calles vacías y al uso de máscaras protectoras para prevenir infecciones si salen de casa.