Los traders se quedaron sin aliento. La victoria de Donald Trump, prevista sólo por el sondeo de Los Angeles Times, pintó de rojo los principales índices bursátiles. La avalancha apenas comienza.