Stella es la tormenta más fuerte del año y una de las peores de los últimos tiempos, las calles amanecieron desiertas y a los habitantes se le pide que permanezcan en casa. El transporte público funcionaba pero con un servicio reducido al mínimo. Las aerolíneas, por su parte, cancelaron este martes más de 6,100 vuelos en los aeropuertos de Nueva York, Washington y Boston.