Un grupo de científicos que examinaron los restos del prehistórico hombre de hielo italiano Otzi, que habitaba los Alpes hace unos 5,300 años, indicó el miércoles que aisló lo que considera que son los rastros de sangre humana más antiguos hallados alguna vez.

Los expertos de Italia y Alemania informaron que usaron un microscopio de fuerza atómica para examinar secciones de tejido de una herida causada por una flecha que provocó la muerte del hombre de la Edad del Cobre, que fue hallado congelado en un glaciar hace dos décadas, y de una laceración en su mano derecha.

Realmente lucen similares a las muestras de sangre modernas , dijo el profesor Albert Zink.