Es cierto que el año nuevo viene acompañado de nuevos deseos, propósitos, retos y objetivos para la vida de cada uno de nosotros. Los más comunes son: viajar más, leer más, bajar de peso, hacer ejercicio, ganar más dinero, estar más con las personas que quiero, etcétera. Pero ¿cuántas veces ponemos atención a nuestra salud?

Durante esta época se presentan masas polares que transportan aire frío, comienzan los fuertes vientos, cielo nublado y precipitaciones (lluvia, llovizna, nieve, granizo, etcétera). Así que nuestro sistema respiratorio es propenso a enfermarse, por lo que es importante adoptar una cultura preventiva de los problemas de salud. Es verdad que sólo vamos al médico cuando nos sentimos mal. Eso nos hace candidatos y propensos a utilizar los tratamientos curativos (mucho más complicados), que los tratamientos preventivos (mucho más deseados).

A qué nos podemos enfrentar:

• Enfermedades transmisibles agudas: influenza, laringotraqueobronquitis, neumonía.

• Enfermedades crónicas: asma, EPOC, rinitis alérgica, sinusitis, hipertensión pulmonar, enfermedad pulmonar de origen laboral.

La temporada de frío se extiende aproximadamente a mediados de marzo, por lo que seguir las siguientes acciones ayuda a prevenir alguna enfermedad respiratoria en esta temporada de frío:

• Evita cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire.

• Evita los cambios bruscos de temperatura, debido a que pueden enfermarte del sistema respiratorio rápidamente.

• Abrígate bien, utiliza gorro, guantes, bufanda (cubriendo principalmente nariz y boca) y calcetines gruesos.

• Consume gran variedad de frutas y verduras para mejorar las defensas de tu cuerpo (incluye vitamina C).

• Considera la nebulización como método preventivo.

Para más información sobre prevención: www.nebzmart.com.mx