Galería: Con traje a rayas y ropa interior rosa, unos 200 indocumentados cumplen breves sentencias en la prisión de Maricopa, a la espera de ser deportados a sus países de origen.