La revista Time ha nombrado a un grupo denominado ‘Silence Breakers' (rompedoras de silencio) como la Persona del Año 2017, reconocimiento de las mujeres (y algunos hombres) que han expuesto historias de acoso y abuso sexual y han ayudado al reconocimiento de esta problemática a nivel nacional.

La revista les llama "las voces que comenzaron un movimiento".

Entre ellas se cuentan Ashley Judd y Rose McGowan, las actrices cuyas impresionantes acusaciones contra el magnate del cine Harvey Weinstein contribuyeron a su caída; y la activista Tarana Burke, creadora del movimiento #MeToo, junto con la estrella de Hollywood que la amplificó en las redes sociales, Alyssa Milano.

 
 

"La acción de galvanización de las mujeres en nuestra portada ... junto con las de cientos más, y de muchos hombres también, han desencadenó uno de los cambios de mayor velocidad en nuestra cultura desde la década de 1960", dijo el editor en jefe de Time, Edward Felsenthal, en el programa “Today” de la NBC este miércoles.

Las "Silence Breakers" han forzado una discusión nacional sobre el acoso sexual.

El flujo interminable de investigaciones de acoso sexual de los medios de comunicación y de sinnúmero de menciones del hashtag #MeToo han señalado a figuras públicas, incluyendo celebridades, ejecutivos, políticos y líderes empresariales, cuyas vidas y carreras se han derrumbado, o están peligrosamente cerca de hacerlo, en medio de todas las acusaciones.

Como Charlie Rose y Matt Lauer y Mark Halperin y el anterior jefe de noticias de NPR, Michael Oreskes.

Como Russell Simmons y Louis C.K. y Kevin Spacey y James Levine y el senador demócrata Al Franken.

Como John Conyers Jr., el antiguo decano de la Cámara que renunció el martes en medio de crecientes acusaciones de acoso sexual.

El aluvión de cargos de mala conducta sexual, desde Hollywood a Capitol Hill, llegó luego de que el escándalo de Weinstein explotara a la vista del público - con los numerosos reclamos de las mujeres quien dicen fueron acosadas sexualmente, violadas y agredidas por él.

Luego surgió el movimiento en las redes sociales con el hashtag #MeToo, que se ha usado más de 3 millones de veces en Twitter, según datos de la compañía.

Como Katrina vanden Heuvel escribió en The Washington Post: "Más mujeres se animan a hablar, y más están siendo escuchadas. Los riesgos para los abusadores -en particular figuras públicas, están creciendo. Sabemos los orígenes de este extraordinario momento que nos conduce a ser vistas".

En su portada de la Persona del Año 2017, Time señaló que "este momento es generado por una sensación muy real y potente de conflicto. Sin embargo, no tiene una sola líder o un principio unificador. El hashtag #MeToo (Rápidamente adaptado a #BalanceTonPorc, #YoTambien, #Ana_kaman y muchos otros), que hasta la fecha ha proporcionado una cortina de la solidaridad entre millones de personas para presentar sus historias, es parte de la imagen, pero no solo es eso".

 

"Este ajuste de cuentas parece haber surgido de la noche a la mañana. Pero de hecho se ha estado cocinando durante años, décadas, siglos. Las mujeres ya se cansaron de jefes y compañeros de trabajo que no solo cruzan límites, sino que ni siquiera parecen saber que existen límites. Están hartas del temor a las represalias, de ser engañadas, de ser despedidas de un trabajo que no pueden permitirse perder. Están hartas de seguir adelante con el código para poder llevar la fiesta en paz. Están hartas de los hombres que usan su poder para tomar lo que quieren de las mujeres. Las silence breakers han comenzado una revolución de rechazo, que cobra fuerza cada día, y solo en los últimos dos meses su cólera colectiva ha provocado resultados inmediatos e impactantes: casi todos los días, CEO han sido despedidos, magnates derrocados, iconos deshonrados. En algunos casos, se han presentado cargos penales.

"Envalentonadas por Judd, Rose McGowan y una serie de otras denunciantes prominentes, las mujeres de todo el mundo han comenzado a hablar sobre el comportamiento inapropiado, abusivo y en algunos casos ilegal que han enfrentado. Cuando múltiples acusaciones de acoso derrocan a un personaje “encantador” como el ex presentador del Today Show Matt Lauer, las mujeres que pensaban que no tenían ningún recurso ven una nueva puerta abierta. Cuando una estrella de cine dice #MeToo, se hace más fácil creerle a la cocinera que ha estado soportando lo mismo, silenciosamente, durante años".

Al elegir a la persona del año, TIME ha dicho que escogen a quien haya tenido la mayor influencia en los últimos 12 meses. En el 2015 eligió a la canciller alemana Angela Merkel; en el 2014, fueron los "The Ebola Fighters" o “Luchadores contra el Ebola”; y en el 2013 fue el Papa Francisco, "El Papa del pueblo".

La elección del año pasado fue el presidente Trump.

Al explicar esa elección, la entonces editora de Time, Nancy Gibbs, escribió: "Esta es la 90ª vez que nombramos a la persona que tuvo la mayor influencia, para bien o para mal, en los eventos del año. Entonces, ¿qué tocó este año? ¿El mejor o el peor? El desafío para Donald Trump es cuán profundamente el país no está de acuerdo con la respuesta".

Trump llegó nuevamente a la lista de candidatos para el 2017. El presidente de EU dijo el mes pasado que TIME había llamado "para decir que PROBABLEMENTE iba a ser nombredo Hombre (Persona) del Año, como el año pasado, pero tendría que aceptar una entrevista y una sesión de fotos importante. Dije que probablemente no fuera buena idea y les dije que pasaba. ¡Gracias de todos modos!"

"La idea de que las personas influyentes e inspiradoras den forma al mundo no podría ser más adecuada este año", dijo Felsenthal, el editor de TIME. "Por dar voz a los secretos públicos, por mover las redes susurradas a las redes sociales, por empujarnos a todos a dejar de aceptar lo inaceptable, las Silence Breakers son la Persona del Año 2017".

Rose McGowan tuiteó "Soy mi persona del año. ¿Eres tuya? #BRAVE"

Tarana Burke tuiteó "¡Gracias a TODOS! Especialmente todos ustedes que hicieron sonar la alarma cuando pensaban que no me estaban reconociendo. ¡No podría decir nada! Lo siento. Pero sentí todo el amor. Ahora el trabajo REALMENTE comienza. #MeToo".