No es una declaración o una apreciación personal, es el resultado de un estudio: para alcanzar las metas que se han propuesto para contrarrestar el cambio climático, la acción política es la determinante, por encima de los factores geofísicos, sociales y tecnológicos.

El estudio, publicado ayer en la revista Nature, examina la probabilidad de evitar que la temperatura global suba más de 2 grados C por encima del nivel preindustrial bajo diversas políticas de mitigación de costos. Además, es el primer estudio en cuantificar las incertidumbres asociadas a los esfuerzos para mitigar el cambio climático, incertidumbres asociadas al clima mismo, las tecnologías futuras, la demanda de energía y política desde el punto de vista de cuándo se llevarán a cabo las acciones necesarias.

El cambio climático en sí mismo está lleno de incertidumbres, un argumento que suele usarse para posponer la acción hasta que se sepa más.

Queríamos enmarcar el problema de una forma distinta y tratar de entender qué incertidumbres son relevantes al tratar de limitar el calentamiento global con acciones específicas , dice Joeri Rogelj, investigador del Instituto Federal de Tecnología de Suiza (ETH por su sigla en alemán) y autor principal del estudio llevado a cabo por el Instituto Internacional de Análisis Sistémico Aplicado (IIASA).

La incertidumbre más importante, de acuerdo con el estudio, es la política, es decir, el tema de cuándo los países comenzarán a tomar acciones serias para reducir las emisiones de Gases de Efecto de Invernadero y a implementar otras políticas que puedan ayudar a mitigar el cambio climático.

Keywan Riahi, líder el programa de energía del IIASA y coautor del estudio, dice: Si el retardo es de 20 años, puedes echarle cuanto dinero quieras al problema y en el resultado más optimista no sobrepasas 50% de probabilidades de contener el aumento de temperaturas en 2 grados (2 grados C es el límite acordado por 190 países para evitar los aspectos más peligrosos del cambio climático).

Siguen: Lo social, la tecnología y el propio clima

En segundo lugar de relevancia quedó la incertidumbre social, que influye en la demanda de energía de los consumidores.

Las incertidumbres sociales se refieren a cosas como la conciencia que tiene la gente y las elecciones que hace con respecto a la energía y la adopción de tecnologías eficientes.

Qué tanta energía consume el mundo resultó ser un factor de mucho más peso para el cambio climático que la disponibilidad de tecnologías como la solar, eólica, los biocombustibles y demás , dijo el investigador del IIASA David McCollum, otro de los coautores.

Eficiencia energética, mejoramiento de la planeación urbana, cambio en los estilos de vida; esas cosas en el lado de la demanda en la ecuación energética son tan importantes y, aún así, reciben relativamente poca atención comparando el lado de la oferta .

Las más atendidas son?las menos relevantes

Los investigadores examinaron las incertidumbres geofísicas y tecnológicas y encontraron que si bien el clima en sí mismo y las tecnologías de generación de energía se han visto como los factores más importantes, quedaron abajo en el nuevo estudio.

Las incertidumbres geofísicas se refieren a los factores desconocidos (e incognocibles) de cómo reacciona el sistema climático a las emisiones de los gases de invernadero.

Las incertidumbres tecnológicas se refieren a asuntos como las fuentes de energía y los sistemas de captura de carbono que estarán disponibles en el futuro.

Los autores plantearon distintos escenarios para ver cómo los cuatro factores mencionados afectan la probabilidad de mantener el rango de temperaturas, a diversos precios del carbono.

Si tardamos 20 años en tomar acción, la posibilidad de limitar el aumento de temperatura se hace tan pequeña que las incertidumbres geofísicas ya no figuran , concluyó Joeri Rogelj.