El director de cine británico Ken Loach negó ser antisemita y negacionista, ante las acusaciones de universitarios y representantes de la comunidad judía de Bélgica, a las que se unió el primer ministro belga, Charles Michel.

La polémica estalló al acercarse la ceremonia de concesión, la tarde de este jueves, del título Doctor Honoris Causa de la Universidad Libre de Bruselas (ULB) para el cineasta.

En el origen están unas declaraciones de Ken Loach en una entrevista concedida en septiembre del 2017 a la BBC, al margen de un congreso del partido Laborista británico.

Al ser preguntado sobre si negar el Holocausto era aceptable, el director, muy comprometido con la izquierda, respondió: “Toda la historia es un patrimonio común para discutir y analizar. La fundación del Estado de Israel, por ejemplo, basada en la limpieza étnica, está ahí para que debatamos sobre ella”.

En una tribuna aparecida el martes en el diario belga L’Echo, 650 personalidades acusaron a Ken Loach de “falsificar la historia con fines políticos”, evocando la colaboración de ciertos dirigentes sionistas con los nazis en Budapest en 1944, tema central de una obra de teatro de los años 80.

El miércoles por la noche, Charles Michel alimentó la polémica durante una visita a la Gran Sinagoga de Bruselas al lamentar, en nombre del combate contra el antisemitismo, los honores concedidos al cineasta.

“Nuestra firmeza debe ser total. No puede tolerarse ningún acuerdo con el antisemitismo. En ninguna de sus formas. Eso vale también para mi propia alma mater”, afirmó Michel, en alusión a la ULB, en la que el jefe del gobierno belga estudió Derecho.

Frente a la emoción suscitada en Bélgica, la ULB precisó esta semana que rendirá homenaje a la “obra militante” del cineasta, y que sus posiciones políticas “surgen de su libertad de expresión y no comprometen a la universidad”. La ULB le pidió “reiterar sus posiciones sin equívocos”, lo que Loach aceptó en un comunicado.

“Comprendo que en Bruselas no se conocen bien mis posturas. Para evitar cualquier ambigüedad, declaro de una vez por todas que condeno toda forma de negación del Holocausto”, escribió el director británico.

“Toda mi vida me he puesto del lado de quienes son perseguidos y marginados, y definirme como antisemita sólo por sumar mi voz a quienes denuncian la situación de los palestinos es grotesco”, añadió.