La obra “Tiliches, tambaches y cachivaches”, que retoma la música de Francisco Gabilondo Soler, “Cri-Cri”, ofrecerá una función el próximo 27 de abril en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” para celebrar el Día del Niño.

Dirigido por Andrea Gabilondo, el espectáculo escénico y multidisciplinario también hará una breve temporada en que iniciará en el Teatro Ramiro Jiménez los domingos de mayo con funciones a las 11:30, 13:00 y 15:00 horas.

Innovador y con influencias retro contemporizadas, el espectáculo ilustra las canciones y cuentos que inmortalizaran al “grillito cantor”, y que saltaron de la radio a la televisión.

“Tiliches, tambaches y cachivaches” consta de 22 cuadros, entre cuentos y canciones como “Che araña”, “La marcha de las letras”, “Canción de brujas”, “El ratón vaquero”, así como personajes cuentos y temas que solamente fueron narradas en los años dorados de la XEW y que hoy están viendo por primera vez la luz en un escenario en vivo.

Entre los temas poco conocidos del autor destacan “Orquesta de animales”, “Llueve”, “La marcha de las canicas”, “El minuet de los pájaros”, y “La jota de la jota”.

Para musicalizar esta puesta escénica, se contó con la colaboración del CIEM (Centro de Investigación y Estudios de la Música) para desarrollar los arreglos musicales que son ejecutados por músicos en vivo sobre el escenario y las voces de los actores interpretando las obras de Francisco Gabilondo Soler.

Dentro del contexto histórico de los cuentos y canciones de "Cri-Cri", habrá algunas intervenciones al estilo radiofónico que solía haber en las transmisiones de la XEW.

Coreógrafa, directora, bailarina y actriz con una trayectoria en el mundo de la danza principalmente en Alemania, Holanda y Portugal entre otros países europeos, Andrea Gabilondo retoma, recrea y adapta los cuentos que su padre narraba en la radio, ahora con un nuevo concepto diseñado para foros teatrales y de espectáculos.

Historias, que en ocasiones se quedaron únicamente en los ecos de la XEW, y que han permanecido guardadas hasta por 80 años, hoy refrendan su vigencia.

Para materializar esta pieza, fue necesario realizar una intensa curaduría e investigación histórica de la obra de "Cri-Cri", misma que ya se considera parte del acervo cultural y musical de México.

Bajo la teoría de su padre, “la música es para ser imaginada”, la creadora retoma la obra de éste con una singular pieza que combina danza-teatro, teatro-físico y música en vivo, con actores/bailarines que interpretan los múltiples personajes.

“Muchos de los cuentos de 'Cri-Cri' están sustentados en la ironía y el sentido de humor, tal como era mi padre. El público podrá ver que muchos de los personajes que dieron pie a la creación de las canciones clásicas que lo inmortalizaron”, indicó en un comunicado.

erp