Galería: La familia González vive de fabricar ladridos en Culiacán, una rutina que comparten con la preocupación sobre las suerte de tres de sus miembros, quienes podrían morir en la horca por el delito de narcotráfico en Malasia. Fotos: AP.