“La lectura es una forma de mantener la esperanza”, dijo la periodista Alma Guillermoprieto, para quien el entendimiento del mundo se da mejor a través de la palabra escrita, en contraste con el uso de la imagen que suele predominar gracias a la influencia de la televisión.

“Sobre todo que te da la necesidad de ir digiriendo la información, de ir pensando criticando, opinando... cosa que la imagen transmitida no necesariamente, o muy pocas veces, te da. Lo que percibes con el ojo es con lo que te quedas, y eso ha sido uno de los grandes peligros de la cultura televisiva de toda América Latina, no sólo de Televisa”, comentó Guillermoprieto, quien sostuvo una charla en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario con la escritora Rosa Beltrán.

La ganadora del Premio princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018 platicó sobre sus inicios en el mundo de la danza y su paso al oficio periodístico; abordaron diversas crónicas de la periodista como su cobertura de la revolución sandinista, el conflicto en El Salvador, y la caída de Fernando Collor de Mello en Brasil.

Por su puesto, también se habló sobre el trabajo de Guillermoprieto en suelo mexicano, como la crónica sobre los pepenadores en la Ciudad de México escrita en 1990, la cual gira en torno a su organización y distrubución del dinero desde lo más bajo a lo más alto, investigación para la cual tuvo que ir al Bordo de Xochiaca y al tiradero de Santa Fe, subirse a los camiones de recolección de basura y acompañar a varios recolectores en su día a día.

Alma Guillermoprieto consigue hacer una extrapolación entre el sistema priista de la época y la organización de aquellos que trabajan en la basura: “El sistema político priista era un sistema totalitario en el sentido de que abarcaba todo. En ese sentido es como las células, una célula refleja lo que es la estructura de un cuerpo. Y uno se va a la basura y refleja al PRI”.

Y es a través de los detalles, de pequeños temas, que la periodista va explicando realidades sociales y momentos específicos en la historia: “Cada reportaje es un aprendizaje, es una manera de aprehender el mundo”, dijo Guillermoprieto, dejando el motor que la impulsa en el ejercicio de su trabajo.

@faustoponce