El balance de muertos por el nuevo coronavirus aumentó el martes a cerca de 1,900, pero las autoridades chinas y la OMS intentaron calmar los ánimos al citar un estudio que asegura que la mayoría de las infecciones es leve.

Un total de 2,004 personas murieron ya en China continental y cinco en Hong Kong, Filipinas, Taiwán, Japón y Francia, y cerca de 74,185 se contagiaron (900 en una treintena de países y territorios autónomos chinos).

“Éste es un brote muy serio y tiene el potencial de crecer, pero necesitamos ponerlo en su justa medida con el número de personas infectadas”, dijo Michael Ryan, responsable del Departamento de Emergencias Médicas de la OMS.

“En proporción, fuera de Hubei, esta epidemia está afectando a muy poca gente”, sostuvo luego de dar a conocer un informe según el cual 81% de los 74,185 pacientes tiene infecciones leves.

El estudio divulgado por el Centro Chino de Prevención y Control de Enfermedades muestra que el índice de mortalidad es de 2.3%, y cae por debajo de 1% en la franja de edad de entre 30 y 40 años.

Zhong Nanshan, un prominente experto de la Comisión Nacional de Salud China, dijo a la prensa que 85% de los pacientes puede mejorar “si cuenta con buen apoyo (médico), tratamiento y está bien alimentado”.

Con base en esos datos, responsables de la OMS insistieron en que la epidemia del Covid-19 es “menos letal” que el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) o el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS).

Cerca de 56 millones de personas están en cuarentena en la provincia de Hubei, foco de la epidemia.

Sin embargo, la situación continúa difícil en Wuhan, donde el director de un hospital falleció este martes, el séptimo trabajador del área salud que sucumbe a la epidemia del Covid-19.

La situación está afectando la producción de gigantes transnacionales como Apple y BHP, el grupo minero más grande del planeta.