Los organizadores de la Berlinale anunciaron este lunes que mantendrán su plan de llevar a cabo proyecciones al aire libre y abiertas al público en junio gracias a la mejor situación sanitaria en Alemania.

Por primera vez, y a causa de la pandemia, el festival de cine creado en 1951, uno de los tres principales de Europa junto a Cannes y Venecia, se celebrará en dos partes

La primera fue la competición en línea de principios de marzo, que concedió el máximo galardón, el Oso de Oro, a "Bad Luck Banging and Looney Porn", del director rumano Radu Jude, una crítica contra la hipocresía.

"El descenso de las tasas de incidencia de Covid-19 en Berlín y la señal de las autoridades locales de acompañar positivamente la solicitud de un proyecto piloto con pruebas obligatorias han reforzado a la dirección del festival en su decisión de un evento puramente al aire libre", anunció la Berlinale en un comunicado.

La tasa de incidencia de Covid-19 de siete días en la capital alemana se sitúa actualmente en torno a 100.

Los espectadores que quieran asistir a estas proyecciones, previstas del 9 al 20 de junio en 16 lugares de la ciudad, deberán respetar un estricto protocolo sanitario, con un test negativo o estando completamente vacunados.

La ceremonia oficial de entrega de premios con los ganadores ya premiados en marzo está prevista para el 13 de junio.