El Posgrado Virtual en Políticas Culturales y Gestión Cultural, de cobertura iberoamericana, fue creado en el 2003 a iniciativa de México. Sumaron empeños la UAM-Iztapalapa, la Organización de Estados Iberoamericanos y el Conaculta a través del Cenart. Fui alumno fundador y hace tres años inicié como tutor en la Unidad Especializada en Cooperación Cultural Internacional. El año pasado elaboré el documento de estudio, lo cual me brinda el privilegio de una doble responsabilidad: contenido y tutoría. La experiencia ha sido aleccionadora y me ha permitido conocer extraordinarios estudiantes. En el primero de los dos grupos de este año, se encuentra Monserrat Loyde (DF, 1975), que reside en Kioto desde el 2002. Cursó Relaciones Internacionales en la UNAM. Su tesis trata sobre los inmigrantes mexicanos en Japón.

Aprendiz de ceramista, hace días clausuró la que fue su primera exposición individual en la librero-galería del Café Kamogama, en la ciudad que habita. Encabeza un proyecto prometedor, tanto desde la cooperación como desde el comercio, el cual intenta hallar mercado a ceramistas de nuestro país.

Tras sus destacadas intervenciones en el aula virtual, debido al natural dominio que tiene del quehacer cultural del Japón, le pedí unas líneas para compartirlas con los lectores de esta sección. Ella tituló la página Terremoto-tsunami: algunas reacciones en la cultura .

Cuenta Monserrat que seis días después del evento que golpeó la zona noreste, autoridades de la Agencia de Asuntos Culturales de Japón (Bunkachyo), órgano dependiente del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, visitaron las áreas afectadas. En cosa de semanas se tuvo el informe: 520 bienes patrimoniales dañados, cinco considerados tesoros nacionales y 73 sitios de especial interés histórico. Se puso en marcha un programa de rescate con el plazo de un año para recuperar el conjunto afectado.

Relata que la Feria de Arte de Tokio, a pesar de estar alejada del epicentro del desastre, fue pospuesta, en parte porque la sede de sus actividades, el Tokio Internacional Forum, se empleó como refugio para los damnificados.

En su lugar, los organizadores que aglutinan a las principales galerías y coleccionistas no sólo de arte japonés, sino de toda la región de Asia, despliegan una serie de eventos para apoyar a la recaudación de fondos vía la venta y subasta de obras que se donarán a la Cruz Roja.

En otro orden, la Bunkachyo dispuso una ley de indemnización nacional para la exhibición de las bellas artes, con un presupuesto de 6.7 millones de dólares. Está dirigida a los museos nacionales que acogen exposiciones internacionales. Dicho apoyo permitirá sostener el ritmo y nivel de calidad de las muestras.

En la categoría Transmisión de nuestra cultura y artes y la promoción del intercambio cultural internacional , el presupuesto ronda los 499 millones de dólares. Monserrat recuerda que Japón es el tercer país en el mundo y el primero en Asia en importar cultura y arte, el treceavo lugar como exportador mundial en dicho sector y el décimo entre los países desarrollados.

Es uno de los países más activos en la UNESCO, uno de los principales donantes, pero a su vez es de los más beneficiados. Tiene clara su área de acción y no es casual que sus programas de financiamiento, como el Fondo Fiduciario Japonés, concentrado en la restauración y conservación de obras de patrimonio cultural mundial, esté dirigido a más 10 gobiernos de Asia, su área de influencia que además es compatible con el interés de su política exterior . Muchas gracias, Monse, por aliviar un vacío.

Esquirlas

El jueves y viernes de la próxima semana se reunirán en la ciudad de Puebla los agregados y/o encargados de cultura de todas las representaciones de México en el Continente Americano. Iniciativa de Rogelio Granguillhome, titular de la Unidad de Relaciones Económicas y Cooperación Internacional, coordinada por Martha Jaber, directora general de Cooperación Educativa y Cultural, cobra relevancia de cara a la publicación en el Diario Oficial de la Federación el 6 de abril de la ley que crea la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Seguramente se ocuparán de hacer un balance de una tarea con más oscuros que claros, del cierre de la administración de la canciller Espinosa, de la posibilidad de cohesión programática, de quién dirigirá la Agencia, del rol que desempeñará. No faltará la especulación sobre los candidatos a la Presidencia y los pareceres respecto de quién les gustaría ver como titular de la SRE.

¡Vaya cónclave!. Y vendrán otros.

[email protected]