Una obra forjada a partir de dos monólogos entrelazados, cuyos protagonistas son rarámuris, es lo que presenta Jacinto y Nicolasa, que será estrenada el 28 de enero en el Teatro La Capilla en el Centro Cultural Helénico.

Bajo la dirección de Alberto Lomnitz, se trata de una obra de la dramaturga Camila Villegas, quien a través de estos personajes da cuenta de la manera en que se imparte justicia en las comunidades indígenas.

Es la historia de un asesino que es en realidad un héroe, y de un criminal que en realidad es una víctima, dos historias que corren paralelamente y lo que las conecta es que ambas indagan alrededor del tema de la justicia, y cómo se percibe o concibe en diferentes comunidades indígenas, de manera especial en la Sierra Tarahumara , explicó.

Dijo que el texto de la puesta en escena, que estará en cartelera hasta el 25 de marzo próximo, está enfocado en la comunidad rarámuri y parte de una experiencia personal.

Viví dos años en la Sierra Tarahumara, es el mundo que conozco, y sin duda, es el reflejo de comunidades indígenas del país.

Lo que aborda es que en muchas comunidades hay una forma de solucionar los problemas de justicia que muchas veces no es respetada o no pueden seguir porque están en una causa y contexto nacional, es el común denominador de varias comunidades indígenas , destacó.

ASESINO CONFESO Y JUSTICIERO

El primer monólogo, Los lunes de Jacinto , tiene como protagonista a Jacinto, quien informa que ha cometido un asesinato. Luego de un juicio celebrado en su comunidad, se entrega un lunes a las autoridades municipales, pero no lo reciben, pues el juez que debía haber llegado desde Chihuahua no está.

Así comienza el largo peregrinar de este personaje que cada lunes debe dejar a su mujer y sus hijos para caminar tres días y dos noches hasta el Ministerio Público y confesar que cometió un asesinato.

Para Bernardo Velasco, quien da vida a Jacinto, ambos personajes se enfrentan a un choque cultural, toda vez que la vida no es la misma, desde el mundo mestizo a como la viven en sus comunidades.

Son comunidades asediadas por los narcotraficantes y los cholos, y el asunto de Jacinto es que su compadre, a quien asesina, vende niños, es por ello que no soporta y termina matándolo a machetazos , dijo.

Por lo que hace a la historia Nicolasa sueña , la mujer pide que encuentren a su hijo, pues se lo han llevado unos hombres encapuchados junto con un amigo cuando pescaban en el río. Sólo tiene 13 años, muchos sueños y proyectos.

Por su parte, la actriz Olivia Lagunas comentó que tanto Jacinto como Nicolasa se distinguen por su carácter fuerte, el amor a sus hijos y el arraigado ideal de su identidad, en este caso rarámuri.

En esta obra vamos a ver cómo ellos interpretan su tragedia, su cultura, su vida, lo que les gusta o no, a través de los sueños , dijo.