Galería: Tras la muerte de 74 personas en un partido de futbol, miles de personas, enfurecidas contra los dirigentes militares y la policía, marcharon hacia el ministerio del Interior, pero fueron amenazadas con granadas lacrimógenas