El día de hoy se celebró una importante reunión del Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura de la UAM Xochimilco, actualmente el único grupo formal en nuestro país que se reúne a discutir el rumbo de nuestra economía cultural.

Con la presencia de Luis Ernesto Pi Orozco, funcionario de la secretaría ejecutiva de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el grupo acompañado de otros expertos en el sector cultural, instaron a la CNDH a comprometerse con una política cultural clara que, eventualmente, derive en la creación de una Ley General de Cultura, una carencia histórica en nuestro país.

¿Por qué llamar a la CNDH?, le preguntamos a Eduardo Cruz, coordinador del grupo y columnista de esta sección.

"Para fijar una agenda conjunta con la Comisión respecto a los llamados derechos culturales, sobre todo a la luz de la reforma al artículo 4to constitucional en la pasada legislatura, que ampara el derecho a la cultura" explica Cruz, "pero los legisladores no se dieron cuenta que no hay ningún mecanismo ni ninguna autoridad que proteja este derecho".

El artículo cuarto constitucional es uno de los más reformados de las últimas décadas. Es, citando a la Magistrado Susana Barroso, experta en derecho de propiedad intelectual, y también presente en la reunión, un cajón de sastre en el que el gobierno en turno mete sus buenos propósitos.

Según el artículo cuarto, todos tenemos derecho a la vivienda, a la salud, a los derechos reproductivos y a la cultura.

Pero no existe en México una ley ni una autoridad cultural. Conaculta, lo más parecido en nuestro país a una secretaría cultural, es un órgano descentralizado cuyo objetivo es más el fomento de la creación artística que la gestión de políticas públicas y económicas en materia de cultura.

Un sector fantasmal

Lo que es peor: no hay una agenda legislativa al respecto, ni parámetros claros sobre el aporte económico del llamado sector cultural a PIB nacional.

"Es que ni siquiera existe formalmente algo llamado sector cultural" continúa Cruz, "podemos atenernos al Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte, que considera cultura a las artes, los deportes y las actividades recreativas, definición que ni siquiera coincide con la que establece la Secretaría de Economía."

"No hay un reconocimiento institucional de lo que es a nivel económico ni industrial. Hay gran intervención estatal en la producción y distribución de arte y contenidos, pero sin objetivos claros"

Es decir, a cultura es considerada una labor estatal para la que el Estado no tiene una metodología.

Al final de la reunión, Pi Orozco, quien fuera durante muchos años director de Radio Educación y conoce lo problemático que es el sector cultural, prometió llevar las propuestas del grupo a Luis Ortiz Monasterio y Raúl Plascencia, secretario ejecutivo y comisionado de la CNDH, respectivamente.