Construir y poner en órbita baja un grupo de al menos cuatro nanosatélites mexicanos es la misión principal de Programa AztechSat que impulsarán distintas instituciones educativas del país en coordinación con especialistas de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), cuya segunda reunión de planeación se llevó a cabo el pasado 10 de septiembre en la ciudad de Puebla, Puebla.

Ahí se hicieron presentes académicos y directivos de la Universidad Panamericana, la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, la Universidad Autónoma de Zacatecas, el Cinvestav Guadalajara y el Colegio Estatal de Ciencia y Tecnología de Jalisco.

Durante la reunión se acordó la ruta inicial de actividades para el Programa AztechSat, se realizó un análisis de los roles y responsabilidades que asumirán cada una de las organizaciones que tomarán parte, lo mismo que el presupuesto inicial del cometido colectivo.

La acción colaborativa, se dijo en el e encuentro, impulsará, además, la creación de empleos de alta calidad en el sector y, con ello, sumará al desarrollo de la industria espacial mexicana.

La iniciativa Misión Colibrí es la encargada de desarrollar uno de los dispositivos; será la primera ocasión en que diseñe un nanosatélite, esto en las instalaciones de la Universidad Panamericana, en colaboración con el Laboratorio de Propulsión Espacial del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Uno de los objetivos es la reunión de datos estratégicos de la órbita baja de la tierra.