Las fronteras musicales fueron eliminadas por el pianista, compositor, arreglista y productor mexicano Héctor Infanzón, en la gala Sinfónicamente , en la que acompañado de la Sinfonietta Citadino y el flautista Horacio Franco hizo vibrar el Centro Nacional de las Artes (Cenart).

Bajo la dirección del concertista Rodrigo Macías, en este recital se mezcló el talento de figuras de la escena musical contemporánea, ya que el público también disfrutó de las percusiones de un trío de jazz y el zapateado en un tablao , informó el Consejo Nacional para la Cultural y las Artes (Conaculta).

Para dar inicio, se hicieron escuchar las primeras notas del Concierto para flauta de pico y orquesta de cuerdas , obra que Infanzón creó para Horacio Franco, quien empleó cuatro flautas distintas para su interpretación.

El despliegue de talentos en el Auditorio Blas Galindo continuó con la participación de la violinista Cecilia Becerra, quien en compañía de la Sinfonietta Citadino, ejecutó sin partitura el Concierto para violín y orquesta , acción que despertó la sorpresa de los asistentes.

En la segunda parte de Sinfónicamente , Héctor Infanzón se apoderó del escenario acompañado por la bailaora Guadalupe Padilla para interpretar, a ritmo de huapango Rincón brujo , en la que Padilla cautivó al público con sus movimientos emotivos y vigorosos, que le valieron ser ovacionada por varios minutos.

El concierto, que en palabras de Infanzón, demuestra que no existen fronteras musicales, llegó a su fin con la presentación de No, porque me acuerdo , obra para cuarteto de jazz y orquesta, en la que el bajista Adrián Infanzón, el baterista Enrique Nativistas y el percusionista Aarón Delgadillo fueron guiados por Infanzón en una melodía llena de ritmo, armonía y alegría, que despertó los eufóricos aplausos del público.