India, el segundo país más poblado del mundo después de China con más de 1,300 millones de personas, ha anunciado este martes el "aislamiento total" general de la población para combatir la expansión del coronavirus.

La orden de confinamiento se prolongará durante tres semanas y desde esta media noche. Si no se logran los resultados buscados para frenar la curva de la expansión, la prohibición se prolongará otros 21 días más.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha anunciado la histórica medida en un discurso televisado a la nación en la que ha asegurado que "para salvar India y cada indio, habrá una prohibición total de salir de sus casas".

Hasta el momento, India registra 482 casos confirmados de coronavirus y contabiliza 9 muertos. Sin embargo, el avance de la enfermedad a lo largo de todo el planeta ha llevado a las autoridades del país a decretar una cuarentena total, después de que varias regiones del país ya hubieran tomado medidas restrictivas para luchar contra el Covid-19.

"Este es un paso esencial en esta decisiva batalla contra la pandemia del coronavirus", ha segurado Modi quien ha explicado que el periodo de mínimo 21 días "es crucial para romper el ciclo de infección". El líder indio ha vuelto a insistir a la población en la necesidad del distanciamiento social.

"Una única persona infectada puede contagiar a cientos en semanas, ya que el virus se extiende como el fuego", ha remarcado.

Modi ha recalcado que, durante este periodo de confinamiento, los suministros básicos estarán garantizados y que se destinarán más recursos a reforzar el sistema sanitario. En la última semana, ya se han aplicado bloqueos en grandes ciudades y suspendido medios de transporte.