Con un doble objetivo: promover la colaboración internacional en materia de protección, investigación y difusión del patrimonio cultural subacuático, y a la vez, formar nuevos cuadros de profesionales en América Latina y el Caribe, especializados en la práctica arqueológica dentro de contextos acuáticos, del 8 al 21 de julio se impartirá en México un curso avalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

La iniciativa es impulsada por el Gobierno de España y por el Secretariado de la Convención UNESCO 2001 sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y se realizarará en la ciudad de San Francisco de Campeche, bajo el título “Introducción a la Arqueología Subacuática y a la Gestión del Patrimonio Cultural Subacuático”.

Serán 19 los especialistas, provenientes de igual número de naciones hispanohablantes de América Latina y el Caribe, quienes tomarán lecciones teóricas en recintos culturales de la ciudad amurallada y realizarán prácticas tanto en albercas como en Lerma, la comunidad con playa más cercana al centro histórico de Campeche.

El curso estará a cargo de un profesorado integrado por expertos de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH, de las universidades autónomas de Campeche y Yucatán, la Universidad de Cádiz, el Centro de Arqueología Subacuática del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico y del Museo Nacional de Arqueología Subacuática “ARQVA”, de España.

La arqueóloga Helena Barba Meinecke, responsable del área de Arqueología Subacuática Península de Yucatán, señaló que, desde hace más de un año, se instó a cada nación participante a la selección de un alumno, cuyo perfil fue luego avalado por un comité dictaminador mexicano-español.

Se buscó, dijo, que los cursantes fuesen arqueólogos o bien estudiosos de disciplinas afines a la arqueología subacuática, como historia, antropología o biología marina, y que tuvieran vínculos con entidades gubernamentales, con el objetivo de que se comprometan a replicar su aprendizaje dentro de sus países de origen.

“Buscamos transmitir las experiencias de México y España, que junto con Argentina son líderes en arqueología subacuática en Hispanoamérica, para que a nivel regional exista una tendencia hacia la homologación de métodos de trabajo, y así logremos en el futuro cercano una protección patrimonial más tangible desde las esferas legales y técnicas”.

La arqueóloga abundó que las sesiones teóricas expondrán casos de éxito en investigación, como el Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro; y de difusión, como el Museo de Arqueología Subacuática (Marsub), Fuerte de San José el Alto, del Centro INAH Campeche; además del trabajo de campo realizado por la SAS en la barrera arrecifal de Banco Chinchorro, Quintana Roo, reconocido el pasado 24 de junio por la UNESCO, como una práctica idónea de protección del patrimonio cultural subacuático.

“En tanto, las sesiones prácticas enseñarán a los cursantes cómo registrar cañones, anclas o embarcaciones enteras en campo”, ejemplificó.

Helena Barba indicó que algunos de los países latinoamericanos y caribeños que serán representados, no han firmado aún la Convención UNESCO 2001, o bien, no cuentan con escuelas u oficinas de gobierno centradas en arqueología subacuática. Por ello, el curso dará a esas naciones, las herramientas, guías y nociones tecnológicas más actualizadas de la disciplina, para que se adhieran a la citada convención, y además forjen en sus territorios a nuevas generaciones de arqueólogos subacuáticos.

“En esencia, buscamos hacer visible a un patrimonio que es de todos, por lo que debemos protegerlo y estudiarlo de la manera más correcta y profesional”.

Algunos de los conferencistas del curso son: la doctora Ulrike Guerin, quien encabeza el secretariado de la Convención UNESCO 2001; la investigadora emérita del INAH, Pilar Luna Erreguerena, pionera de la arqueología subacuática en México; Roberto Junco Sánchez, titular de la SAS; y Claudia Escalante Díaz, directora de Museos del Centro INAH Campeche.

La arqueóloga Helena Barba, quien será también ponente, finalizó que el curso de formación se realiza gracias al apoyo logístico del INAH y económico del Gobierno de España y el Secretariado de la Convención UNESCO 2001. Asimismo, destacó las facilidades que al comité organizador han dado las autoridades estatales y municipales de Campeche, lo mismo que organizaciones y miembros de la sociedad civil.

erp