Representantes de El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) aseguraron que el famoso Capítulo 3000 está regido por la ley de adquisiciones y no por la Ley federal del trabajo; por lo tanto, legalmente ellos no pueden darle una solución a las demandas de los trabajadores.

Tras el escándalo del famoso #YaPágameINBA, las autoridades del INBA prometieron atender las demandas de trabajadores lo que terminó ayer en un: “Legalmente no podemos crear plazas y otorgar prestaciones a trabajadores contratados por el capítulo 3000”.

“Estamos dando una respuesta ya muy puntual. Hay cosas que sí podemos hacer, hay otras que no están en nuestro alcance y otras que definitivamente no se pueden hacer. Nosotros no tenemos las facultades de creación de plazas, de ingresos adicionales porque todo esto es a través de otras instancias. Vamos a llevar a cabo los pagos con toda puntualidad, vamos a adelantar los procesos de adjudicaciones y lo que sea necesario para efecto de que en el siguiente ejercicio fiscal puedan cobrar en tiempo y forma”, señalo ayer Héctor Domínguez, director de Asuntos Jurídicos del INBA.

Ayer, en una reunión entre trabajadores y representantes del INBA, se explicó que los trabajadores contratados por el Capítulo 3000 están bajo los criterios de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

Octavio Salazar, subdirector general de Administración del INBA fue claro: No hay presupuesto y las medidas de austeridad del actual gobierno hacen imposible crear plazas o cumplir con las demandas de los trabajadores.

“Nosotros estamos limitados por la ley. Nosotros no podemos crear esas plazas ni darles un trato diferente, no les podemos dar un trato de empleados ni de trabajadores, están contratados bajo una ley que es la Ley de ordenamientos, adquisiciones y servicios del sector público y en ese sentido esa ley, los conceptualiza a ustedes como prestadores de servicios y los prestadores de servicios están sujetos a una serie de disposiciones y normativas que nosotros mismos tampoco podemos cambiar”.

Los trabajadores exigían, además del pago de su suelto retrasado; aguinaldo, vacaciones y prima vacacional; prima dominical y de antigüedad; prestaciones por despido injustificado, prestaciones derivadas de renuncia, licencia de maternidad, periodo de lactancia y licencia de paternidad.

Pero la solución no llegó, las autoridades sólo prometieron que no habrá retrasos en los pagos y un calendario de pagos.

“No estamos pidiendo plazas, estamos pidiendo precisamente prestaciones mínimas, únicamente eso. Esperamos que en el presupuesto del año que viene se genere un compromiso por lo menos para que se considere, que se deje un precedente de su parte para quien venga a ocupar su puesto”, señaló un representante de los trabajadores.

El próximo 17 de abril habrá una nueva reunión entre el INBA y trabajadores de la cultura para definir el plazo de pagos para que no vuelva a suceder un retraso.

Detrás del #YaPágameINBA están trabajadores del Centro Nacional de Conservación Registro de Obra Patrimonio Artístico Mueble, Coordinación Nacional de Artes Visuales, Coordinación Nacional de Teatro, Laboratorio Arte Alameda, Museo de Arte Carrillo Gil, Museo de Arte Moderno, Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Museo Mural Diego Rivera, Museo Nacional de Arte, Museo Nacional de la Estampa, Museo Nacional de San Carlos, Museo Tamayo y Sala de Arte Público Siqueiros.

vgutierez@eleconomista.com.mx