El gobierno mexicano recuperó tres manuscritos pertenecientes a Luis de Carvajal y de la Cueva, uno de los conquistadores españoles de México, fundador del Nuevo Reino de León y de la ciudad de Monterrey, en los que el personaje de ascendencia judía narra su vida y su fe, en el contexto de la Nueva España.

Diego Prieto, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informó en rueda de prensa que son tres documentos con los que inicia propiamente la literatura judía en la América española durante el siglo XVI, los cuales habían permanecido fuera de México por más de ocho décadas.

Refirió que los documentos recuperados gracias a la donación del filántropo Leonard I Milberg, ahora estarán bajo el resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia; de igual manera se anunció que serán exhibidos a partir del próximo 3 de abril en el Museo de la Memoria y Tolerancia en esta ciudad.

Se trata de documentos de gran valor, en especial, Las memorias de Luis de Carvajal , un cuadernillo elaborado en papel de trapo con 46 páginas en el que el conquistador judío escribe su historia desde que sale de Europa hasta la Nueva España, la vida de su familia en Veracruz y los momentos antes de ser preso por la Inquisición y sentenciado a morir en la hoguera.

NOTICIA: Dibujos coloniales develan pasado prehispánico

Los otros textos son de orden religioso: Lex Adonai o La Ley de Dios , compuesto por cuatro hojas en latín remarcadas con letras de oro, que abordan los aspectos religiosos que profesaba quien se consideraba a sí mismo un rabino, un iluminado que debía de llevar la palabra de Dios a todo el mundo.

En tanto que El modo de adorar a Dios y ejercicio devotismo de oración lo utilizaba para orar en la celebración del Yom Kippuer (Día del Perdón), el cual consta de 24 páginas y es un preámbulo de la oración que incluye algunos rezos del Antiguo Testamento.

Prieto recordó que desde 2016, las secretarias de Cultura y Relaciones Exteriores, tuvieron conocimiento en la Ciudad de Nueva York que el filólogo y filántropo Leonard L. Milberg ubicó tres manuscritos que estaban por subastarse en esa ciudad, mismos que habían sido robados en 1932 por Jacob Nachbin, de ascendencia judía, polaca, brasileña y estadounidense.

Comentó que de inmediato un grupo de expertos, comandado por Baltazar Brito Guadarrama, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), viajó a Nueva York para verificar la autenticidad los documentos y repatriarlos a México.

NOTICIA: Literatura para ver, tocar, escuchar... y leer

El coleccionista decidió adquirir los documentos y donarlos al gobierno mexicano, con la única petición de poder mostrarlos previamente en una exposición en el Museo de la Sociedad Histórica de Nueva York.

El histórico documento fue entregado de manera formal el pasado 21 de marzo en la Cancillería de la Ciudad de México, mediante un acta de entrega-recepción signada por el consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Alday González y el director de la BNAH, Baltazar Brito.

Baltazar Brito sostiene que los manuscritos pertenecieron a un personaje de ascendencia judía llamado Luis de Carvajal, quien fue acusado en dos ocasiones de ser judaizante por la Santa Inquisición. Al seguirle el proceso judicial, los escritos fueron utilizados en su contra como prueba fehaciente de su herejía.

Los documentos fueron elaborados durante la época Virreinal Novohispana, y contienen información relacionada con el proceso inquisitorial efectuado a finales del siglo XVI en contra de la familia de Luis de Carvajal, acusados de judaizantes , detalló Diego Prieto.

NOTICIA: Bob Dylan planea recoger su premio Nobel de Literatura

Para el subdirector de archivos de la BNAH, José Guadalupe Martínez, los documentos no son una autobiografía, pero habla de su fe y de la necesidad de vivir ocultando ese fervor .

Es una especie de relato novelado, que representa el inicio de la literatura judía en América, lo que lo convierte en un documento valioso. Luis de Carvajal no es un literato como tal, pero tiene una memoria impresionante pues cita los rezos del Antiguo Testamento , indicó.

El director de la BNAH detalló que los textos fueron firmados con el seudónimo de Joseph Lumbroso, pero al analizarlos se comprobó que eran de la autoría de Luis de Carvajal El Mozo .

Los textos son muy representativos de la época novohispana en virtud de que se trata de uno de los juicios inquisitoriales más importantes de los 300 años de vida novohispana; la familia Carvajal era comerciante y tenía poder económico y político, pero cayeron en desgracia una vez que tuvieron problemas con autoridades del virreinato , dijo Brito.

NOTICIA: Muchos estilos, muchos autores, muchos nortes

También destacó que los documentos que fueron robados en junio de 1932 del Archivo General de la Nación, donde se encuentra un vasto acervo sobre su proceso inquisitorial, se conservan en buen estado a pesar de sus más de 400 años de existencia, toda vez que Luis de Carvajal los guardaba dentro de su sombrero para no ser descubierto.

Baltazar Brito reveló los pormenores del peritaje de dichos documentos para validar su autenticidad, el papel en esa época tiene características especiales, como las marcas que dejan los alambras cuando se fabrica, conocidos como puntizones y coroneles, además se lo ponía una marca de agua que permite saber cuál fue el molino donde se fabricó .

Se trata de una marca de agua casi inobservable, pero los expertos analizaron además la tinta ferrogálica y otros aspectos que permiten contextualizar que es un documento original como la separación de la caligrafía constante en todos los documentos elaborados por Carvajal.

Durante el anuncio, se dijo que el precio que pagó Leonard L. Milberg por los documentos a la casa de subastas se mantuvo en reserva, pero se sabe que tuvieron un precio de salida de entre 50 y 75,000 dólares.

NOTICIA: 10 grandes escritores que no ganaron el Premio Nobel de Literatura

Asimismo, se comentó que durante 80 años nada se supo sobre los documentos, se perdió el registro y que antes de que se formalizará las negociaciones entre la Secretaría de Cultura Federal y Leonard L. Milberg hubo intervención del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Los documentos que estarán bajo el resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, serán digitalizados y exhibidos a partir del próximo 3 de abril en el Museo de la Memoria y Tolerancia en esta ciudad.

NOTICIA: George R.R. Martin y el fenómeno de la literatura fantástica

mfh